Resuinsa se ha convertido en un ejemplo de empresa familiar dentro y fuera de nuestras fronteras, con una trayectoria de 46 años que le han llevado a convertirse en una compañía internacional presente en más de 140 países de los cinco continentes.

Sin haber cerrado ni un solo día durante la pandemia, pudimos sentir toda su evolución en las diferentes zonas del mundo. Lejano ya su inicio en marzo de 2020, en el verano del 2021 la hostelería y el turismo comenzaron a despertar en el continente americano, saltando posteriomente a Europa y África, y más tarde a Asia que sigue siendo la zona del mundo con más restricciones.

En este 2022 se ha vivido un efecto efervescente generalizado en toda Europa, pero principalmente en España, con los hoteles llenos y muy buenas previsiones. El sector ha afrontando unas subidas desmesuradas de precios y sufrido graves problemas de abastecimiento generales que ha tratado de repercutir y sortear en la medida que le ha sido posible.

La situación económica de cara al futuro presenta grandes dudas, con un conflicto bélico pendiente de resolverse, globalizado y que supone la polarización del mundo en dos frentes muy diferentes de valores y recursos.

En paralelo, la situación de nuestro sector textil se ha visto gravemente afectada este verano pues la situación climática en zonas mundiales de cultivo del algodón ha sido especialmente dura y desgraciadamente se ha perdido mucha cosecha, difícil en estos momentos de cuantificar todavía, pero que seguro afectará al suministro de materia prima en la próxima campaña.

El encarecimiento de la energía en todas sus modalidades a nivel internacional también afecta a nuestra compañía de una manera muy pronunciada, por lo que la próxima temporada vendrá marcada no solo por un encarecimiento y escasez de materias primas, sino también por la subida de los costes de producción que se verá reflejada en el precio final del producto.

Frente a este panorama, nuestra obligación como proveedores del sector hotelero intentar tomar a tiempo las medidas necesarias para garantizar un suministro regular y competitivo a nuestros clientes, como hemos hecho durante la pandemia y hasta la actualidad.

Hemos apostado por ser una empresa sólida financieramente, para poder hacer acopio de la materia prima y realizar las inversiones necesarias con el objetivo de frenar las subidas de coste generadas por la energía.

De esta manera, desde Resuinsa afirmamos nuestro deseo de seguir apoyando a un sector del que nos sentimos parte, la hostelería, siguiendo juntos para afrontar el futuro.