Cómo prevenir los incendios en los hoteles

Las olas de calor parecen que no dejan de sucederse este verano. Ante las elevadas temperaturas, uno de los mayores riesgos es que se produzcan fuegos descontrolados. Por eso es tan importante que los hoteles tengan claro cómo prevenir los incendios en sus instalaciones. De esa manera, podrán centrarse en la recuperación estival sin temer nada más.

En 2010 la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB) analizó los incendios que se produjeron en los alojamientos turísticos a lo largo de esas vacaciones. Su conclusión fue que el 100% de estos tuvieron lugar en el interior del hotel, siendo la cocina (22%), los cuartos técnicos (22%) y las habitaciones (17%), los lugares donde más fuegos se originaron. Es decir, el informe indica que la gran mayoría se producen en las zonas reservadas a los trabajadores.

Con esto se pone de relieve la importancia de la formación de los empleados, para controlar estos accidentes. Independientemente de la categoría y el tamaño, ningún hotel está exento del riesgo de sufrir un incendio. Por ello, la empresa especializada en Protección Activa y Pasiva Contra Incendios, Iberext, ofrece varios consejos para que los hoteles mejoren su seguridad ante una emergencia de este tipo:

Realizar pruebas

Hay que probar las alarmas y realizar simulacros de incendio cada cierto tiempo. Las alarmas contra incendios están consideradas como el elemento más crítico del sistema de seguridad de un hotel, pues son el indicativo directo de que existe un peligro potencial.

Además, por ley el alojamiento debe realizar un simulacro de incendio y evacuación al año con sus empleados, aunque es recomendable hacerlos de forma trimestral. Sobre todo en época de alta ocupación, como son los meses de verano. De este modo, el personal conocerá el plan de acción de emergencia de la empresa y podrá encontrar posibles deficiencias dentro del sistema de seguridad.

Comunicación con los clientes

En línea con el punto anterior, el hotel debe proporcionar información a sus huéspedes sobre el plan de acción de emergencia. También debe proporcionar los manuales de autoprotección ante un incendio, preferiblemente por escrito. Además, el personal deberá asegurarse de que todos los huéspedes conozcan las rutas de salida y los procedimientos de emergencia contra incendios disponibles.

Por otro lado, el hotel debe impartir cursos a los nuevos empleados sobre Plan de Emergencia. Para prevenir incendios con mayor eficacia, también conviene repasarlo cada cierto tiempo con el personal habitual.

Informar al personal sobre los riesgos críticos

Cada área tiene sus propios peligros y planes de acción. Por este motivo, es importante concienciar a los trabajadores sobre las amenazas a los que están expuestos. En especial, para que entiendan cómo debe proceder cada departamento, pues no todas las áreas entrañan los mismos peligros.

Por ejemplo, los cocineros de un hotel tienen más riesgo de sufrir un accidente que un recepcionista. Pero todos deben ser conscientes de los peligros comunes y saber cómo actuar o prevenirlos.

Llevar a cabo inspecciones periódicas

Un hotel debe asegurarse de que cada año todas las alarmas, luces de emergencia, extintores, detectores de humo y rociadores han sido inspeccionados. Con esta revisión de los equipos de protección se puede garantizar el correcto funcionamiento de dichos elementos en caso de emergencia.

En el caso contrario, descuidar su sistema de seguridad contra incendios puede causar que el equipo se desgaste con el tiempo. A su vez, esto resulta en un equipo defectuoso que entraña un enorme riesgo para todas las personas que se encuentren en el hotel.

Cuidar los elementos destinados a la seguridad

A menudo es  habitual que los usuarios de un hotel tapen los detectores de humo con diversos objetos. Es el caso de calcetines, bolsas, o incluso gorros de ducha. Con este gesto, ponen en riesgo la seguridad del resto de huéspedes, así como la suya propia.

Además, es recomendable no poner cajas, equipos de limpieza o basura que obstruyan y bloqueen las salidas de emergencia. En especial, porque esto retrasaría el proceso de evacuación ante un incendio, lo cual podría tener terribles consecuencias.

Extintores de incendios cerrados y cercanos

Para prevenir incendios, en los hoteles se requieren extintores polivalentes de clase A, B y C. Estos son capaces de apagar pequeños incendios de madera, papel, aceites y gases. Por tanto, cubren un amplio rango, de modo que las instalaciones se vuelven más seguras.

Asimismo, los extintores deben estar en los pasillos y próximos a las habitaciones para que los huéspedes los tengan a mano. En definitiva, hay que mantener los extintores de incendios cerrados y al alcance de clientes y trabajadores.

Iluminación de las salidas de emergencia

Durante un incendio, las condiciones pueden ser caóticas y confusas. El humo puede oscurecer y dificultar la visión. Esa es la razón por la cual las señales de salida iluminadas son claves para la correcta evacuación del edificio. Por ello, estos letreros requieren de pruebas periódicas por parte del hotel para garantizar un funcionamiento adecuado.

En definitiva, teniendo cuidado y siguiendo estos consejos se pueden prevenir los incendios tanto en verano como en cualquier otro momento del año. Como explica Pedro Borreguero, CEO de Iberext, es esencial no relajarse. «El pensar que ‘nada malo puede ocurrir en vacaciones’ es algo común en los meses de verano. Sin embargo, es alarmante ver como día tras día se publican un gran número de noticias en torno a incendios en hoteles. Por este motivo, nuestra máxima es trasmitir nuestro conocimiento para evitar este tipo de incidentes».

Imágenes cedidas: Daniel Tausis en Unsplash, raquel raclette en Unsplash, Marek Szturc en Unsplash