Ser autónomo y abrir tu pequeño hotel

Constituirse como autónomo resulta relativamente sencillo, ya que implica realizar una actividad con fines de lucro de manera independiente por una persona física. Por otro lado, abrir un pequeño hotel propio representa un proceso un tanto más complejo que requiere tener ciertas requisitos y trámites.

¿En qué consiste la hotelería?

En un país como España, de gran atractivo turístico, la hotelería es un negocio muy lucrativo. Incluso tratándose de un hotel pequeño. Esto es especialmente cierto en las regiones de mayor concentración de actividades y zonas costeras. Por lo tanto, emprender un hotel por cuenta propia es una gran idea.

Sin embargo, existen ciertas consideraciones a tener en cuenta. Para empezar, las nuevas directrices sanitarias y los requerimientos legales necesarios para disponer de un alojamiento y liquidar impuestos. En caso de tratarse de un autónomo, esto resulta mucho más sencillo, ya que, al ser una persona física, este cuenta con ciertos beneficios fiscales.

En caso contrario, los grandes complejos y establecimiento hoteleros de envergadura disponen de una formación societaria colectiva y se constituyen como personas jurídicas  sociedad, cooperativas, etc.—. Esto no ocurre con el autónomo, puesto que es una persona física. ¿Qué es una persona física? Se trata un persona individual y natural dotada de derechos que responde por sí misma a la totalidad de sus responsabilidades.

En el caso de querer abrir un pequeño hotel por cuenta propia, el autónomo dispone de muchas facilidades y una administración relativamente sencilla, similar a la de cualquier otra actividad independiente. En dicho caso, las siguientes son las pautas y condiciones necesarias para cumplir con este propósito de manera ágil y completa.

Trámites y requisitos necesarios para abrir un hotel pequeño como autónomo

Si bien se trata de unos pocos tramites particulares que requieren muy poco esfuerzo por nuestra parte, si quieres abrir un hotel deberás realizarlos, así como también contar con ciertos requisitos correspondientes a la habilitación. En España existen tres tipos de establecimientos de hospedaje:

  • El primer grupo incluye hoteles y edificios de apartamentos que ocupan edificación completa, servicios complementarios y estancias independientes.
  • El segundo grupo incluye pensiones y hostales con un número de plazas limitado a veinte unidades.
  • El tercer grupo incluye casas de huéspedes.

Según qué tipo de establecimiento pienses abrir, deberás cumplir con distintos requisitos: aspectos estructurales, sanitarios, mobiliarios, etc. Como autónomo, probablemente te encuentres en la segunda categoría, por lo que serán necesario cumplir con los siguientes tramites.

En primer lugar, debes firmar una declaración de titular responsable del alojamiento, el cual establece tu responsabilidad final sobre este. Asimismo, será necesaria la autorización para una empresa turística y ciertas licencias y autorizaciones:

  • Licencia para actividad clasificada para actividades que puedan representar un riesgo para las personas.
  • Licencia para publicidad exterior para colocar publicidad en el exterior del establecimiento.
  • Debes solicitar autorización sanitaria y legalizar el libro de visitas al establecimiento.

En sentido fiscal, debes registrar el hotel en el impuesto de actividades económicas y tramitar los documentos necesarios para inscribir al personal del hotel en la Administración de la Seguridad Social y registrar sus contratos en el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE).

Imágenes cedidas: Amelia Bartlett en Unsplash, SHOP SLO® en Unsplash