Accesibilidad auditiva en los hoteles

La accesibilidad auditiva debería ser una prioridad para los establecimientos, ya que todo el mundo tiene derecho a alojarse en un espacio adecuado a sus necesidades. Pero es que, además, supone una interesante oportunidad para los hoteles, que deben aprovechar para impulsar sus negocios en este sentido.

Desde AG Bell International han recordado que, según los datos que muestran la prevalencia de la presencia de pérdida auditiva en la población, el 16% de los turistas que llegan a España tiene problemas de audición. Por tanto, estas dificultades pueden influir en sus decisiones a la hora de viajar o moverse por nuestro país.

La entidad que trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas con sordera e hipoacusia ha elaborado el documento La accesibilidad en hoteles para personas con discapacidad. En él explican la manera correcta de adaptar los alojamientos para que sean mucho más accesibles.

Sus mejoras van destinadas a que la red hotelera sea capaz de estar preparada y adaptarse a los requisitos de todos sus potenciales huéspedes. «Con solo una pequeña inversión se puede lograr que el sector ofrezca más servicios», revelaba Carmen Abascal, directora de AG Bell International. «Así los hoteles serán más rentables», ha concluido.

Las soluciones para mejorar la accesibilidad

Entre las sugerencias de AG Bell Internacional figura el uso de materiales absorbentes o que eviten la reverberación, facilitando la acústica en los espacios. Son importantes porque contribuyen a mejorar el confort al reducir el ruido en general en todo el establecimiento.

A su vez, pueden incorporarse como elementos decorativos sin mayor inconveniente. Por ejemplo, si se apuesta por incluir cortinas, alfombras o muebles, se facilita la difusión. También se previene que el sonido reverbere tanto. Es decir, que son medidas que resultan fáciles de implementar en el alojamiento sin que haya que romperse la cabeza.

Resulta un factor importante porque hay que tener cuidado con los ruidos del entorno, ya que inciden directamente en la inteligibilidad de la palabra hablada. En esta línea, conviene disponer de despertadores y sistemas de alerta individuales para los clientes, entre otros productos de apoyo.

También es interesante la instalación de bucles magnéticos en recepción, porque recogen la voz por micrófono y después la transforman en ondas electromagnéticas que luego son procesadas en la prótesis auditiva del huésped. Una alternativa similar son los sistemas de FM, solo que no convienen en hoteles porque el coste es elevado y pueden producir interferencias con otros sistemas parecidos cercanos.

Otra medida interesante y que se puede incorporar en cualquier momento consiste en incluir la información importante de manera visual, mediante una señalización concisa. A su vez, es vital cuidar la información que aparece en la página web. En cualquier caso, se aconseja que, antes de realizar una reserva, el cliente consulte sobre las distintas adaptaciones que tiene el hotel mediante redes o correo electrónico.

Formar al personal para comunicar mejor

Por supuesto, el personal es otra de las claves de cualquier hotel. En el caso de mejorar la accesibilidad, más todavía. De esta manera, hay que apostar por la formación específica del personal que atiende a los turistas. Algunas indicaciones pasan por explicar que para favorecer la comunicación deben:

  • Hablar de frente, para que los huéspedes puedan ver el rostro con claridad, para leerlo mejor y captar la información de manera visual.
  • Escribir o dibujar, para proporcionar información escrita en caso de que sea necesario.
  • Ofrecer la posibilidad de comunicarse por un sistema de chat o por sms, que haga que todo sea más fluido.

Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta la contratación de algún empleado que conozca la lengua de signos. O tener un servicio de teleinterpretación. Otro elemento a cuidar es que se debe incluir en el plan de prevención de riesgos el personal responsable en la evacuación de personas con discapacidad.

En todos estos casos, desde AG Bell International aconsejan consultar con profesionales especializados para implementar las medidas de acondicionamiento auditivo sin cometer errores.

Por su parte, desde la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) han destacado que la interacción con personas con discapacidad tiene que hacerse desde la normalización. También, teniendo bien presente que todos los clientes deben recibir siempre el mismo trato.

El reto que suponen las mascarillas

En la actualidad, con la pandemia habiendo revolucionado todo, existe el problema añadido de que las mascarillas dificultan la comunicación con los clientes con pérdida auditiva. Aunque son necesarias para hacer frente a la propagación del virus, hay que buscar alternativas.

Concretamente, las alternativas higiénicas y quirúrgicas pueden llegar a estorbar porque impiden la lectura labial y amortiguan el volumen de la voz. Lo mismo ocurre con las mamparas en algunos establecimientos, que tampoco ayudan. Por eso, desde AG Bell International recomiendan que, si no se pueden emplear las mascarillas transparentes pensadas para estos casos, se usen otras formas de comunicación.

Algunas de estas opciones pasan por emplear lápiz y papel o por apostar por soluciones más tecnológicas, como la grabadora de audio del móvil o el uso de asistente virtual. Ahora las apps son otra buena idea, porque la interpretación de voz a texto está disponible a través de aplicaciones para teléfonos móviles y puede utilizarse en las interacciones cotidianas para proporcionar subtítulos en directo de la conversación.

Los beneficios para la empresa

Uno de los datos que muestra el informe es que, en relación a otros países europeos, la accesibilidad para las personas con problemas de audición apenas está implantada en España, especialmente en sectores privados como el turístico. Es por ello que supone un campo por explotar, que tiene una repercusión positiva en todos los clientes a la vez que mejora la imagen empresarial.

Además, hay que tener claro que la accesibilidad auditiva constituye un derecho universal. Uno que puede convertirse en una forma de atraer viajeros con estas dificultades, pero también a los acompañantes que viajen con ellos. Por ello, conviene que el sector turístico reflexione sobre la oportunidad que suponen los hoteles accesibles para las personas con discapacidad auditiva.

Imágenes cedidas: Hayes Potter en Unsplash, Mark Paton en Unsplash, Kobby Mendez en Unsplash

1 COMENTARIO