turistas ingleses pasaporte digital sanitario pasajeros avión vuelos

Caen los turistas rusos a causa de la guerra, pero crecen los ingleses. No cabe duda de que Reino Unido siempre ha sido la gran esperanza del sector turístico español; este año lo es todavía más ante el descenso del turismo ruso.

Durante 2019 y antes de llegada de la Covid-19, alrededor de 1,3 millones de visitantes rusos pasaron sus vacaciones en España. Una cifra que se vio reducida por la pandemia y que vuelve a sufrir una ralentización por el conflicto internacional abierto entre Rusia y Ucrania.

La gran esperanza está puesta en el turismo británico, primer mercado de visitantes de nuestro país. Aun así, en 2021 recibió 4,3 millones frente a los 18 millones que nos visitaban antes de la crisis sanitaria. Recuperar el volumen de viajeros previo a la pandemia es por tanto uno de los mayores desafíos para la recuperación de la economía española.

Británicos, sin restricciones

“En 2022 los turistas ingleses pueden viajar a nuestro país sin restricciones, por lo que esperamos que compensen el déficit de turismo de otros mercados”, explica Alberto Peris, director ejecutivo y socio fundador de CESAE Business & Tourism School, que señala que “para llegar a las cifras de 2019 es vital que los británicos elijan España como su destino vacacional”.

Todo esto en un escenario en el que las previsiones para 2022 prometían alcanzar los niveles de 2019 en muchos aspectos. En ese momento, el sector suponía el 12,4% del PIB. Esta cifra podría volver a gracias al turismo MICE, el fin de los ERTEs y la reincorporación de los profesionales turísticos; pero también por la vuelta de las agendas de ocio y cultura a las ciudades y del turismo religioso.

En este sentido, Alberto Peris destaca que “el turismo nacional jugará un papel absolutamente crucial este verano; especialmente para compensar esos huecos que todavía el turismo extranjero va a dejar sin rellenar en la recuperación global del sector”. El director ejecutivo y socio fundador de CESAE Business & Tourism School señala que “la balanza turística muestra que los españoles no terminamos de viajar al extranjero igual que antes. Esto refuerza la idea de un verano especialmente dominado por el turismo nacional; donde los segmentos tradicionales, como el sol y playa de costas e islas, vivirá una gran temporada estival; también los destinos urbanos y de interior”.

El gasto británico, alemán y francés crece

Más allá de esto, un hecho que ofrece optimismo a los profesionales del sector es que el gasto turístico de los británicos, así como de los visitantes procedentes de Alemania y Francia, ya ha superado los niveles previos a la pandemia cuando el verano ni siquiera ha comenzado. Un reciente estudio de Hilton señala que los turistas ingleses tienen previsto realizar grandes vacaciones en familia este 2022 y prevén gastar 1.246 libras esterlinas (1.460 euros) por persona, superando en un 34% el presupuesto prepandemia.

“Esto supone que la prevalencia del turismo nacional no será óbice para que turistas británicos y franceses, según todas las previsiones hoteleras, superen los niveles previos a la pandemia con importantes aumentos en los presupuestos de gasto. Esto, entre otras cosas, puede amortiguar el impacto negativo que va a suponer la ausencia de turistas de otros países, sobre todo de los visitantes rusos y chinos, y, en definitiva, continuar acercándonos a las cifras de visitantes extranjeros de 2019”, apunta Alberto Peris.

Lo cierto es que 2022 y 2023 serán fundamentales para determinar la capacidad de mantener el liderazgo español en el sector turístico y será necesario que España esté bien capacitada para seguir siendo un referente, algo que es tarea de todos.

Imágenes cedidas: Gerrie van der Walt on Unsplash Copy to clipboard

1 COMENTARIO