3 claves para volver sostenible el consumo energético

La búsqueda de una sostenibilidad adecuada para el hotel pasa por economizar los recursos del mismo. Hay que saber aprovechar lo que tenemos, sin excedernos, para mantener el equilibrio, evitar el despilfarro y cuidar el planeta. Una gran forma de conseguirlo es controlar el consumo energético mediante tres claves tan sencillas como eficaces.

Expense Reduction Analysts (ERA), consultora especializada en la optimización de costes y la gestión de proveedores, ha creado unas pautas fáciles de asumir, pero que son importantes de implementar. Con ellas, el sector turístico se puede ir adelantando a los objetivos para 2030 y 2050 recomendados por la ONU.

Las claves para el hotel sostenible del futuro

Hay que tener en cuenta que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha estimado que para el año 2050 habrá en nuestro planeta unos 9 mil millones de habitantes. Esto implica un aumento de mil millones en comparación con los que hay en este momento. 

Es decir, que la esperanza de vida será mayor y se producirán nuevos nacimientos, pero también tendremos menos recursos disponibles. Ahí entra en juego nuestra capacidad de modificar el modelo de consumo actual y apostar por unos viajes concienciados con el medioambiente.

«El cambio en el modelo energético es uno de los retos más grandes a los que nos hemos enfrentado en los últimos años», advierte Fernando Vázquez, socio consultor y co-área developer en Expense Reduction Analysts. «Es un problema que afecta a nuestra capacidad para producir desarrollo económico y bienestar», ha asegurado. 

También considera que todavía podemos revertir la situación paulatinamente. La manera de actualizar el sector y hacer que siga adentrándose por este camino pasa por los siguientes puntos:

1. Usar energías renovables en vez de combustibles fósiles

Es el momento de reemplazar los combustibles fósiles. Aunque todavía hoy son la principal forma de energía, conviene dejar de lado los derivados del petróleo y el gas natural. Sus usos son infinitos, pero seguro que los hoteles puedes encontrar otras vías mucho más renovables.

La electricidad o la calefacción del establecimiento puede tener otro origen, que aproveche mejor los recursos infinitos del planeta. Placas solares, energías eólica o solar térmica… Su implementación nos permite ahorrar energía y disminuir las emisiones de CO2. Todo ventajas.

2. Potenciar el autoconsumo y la capacidad de almacenamiento

Para conseguir cambios definitivos y útiles a largo plazo, hay que encontrar medidas eficaces como esta. Ser capaces de cambiar la manera en la que nos relacionamos con la energía es fundamental. Y, mediante el almacenamiento, los hoteles podrán seguir rindiendo al máximo sin dejar de lado la sostenibilidad.

Mediante distintos tipos de instalaciones (aunque priman las fotovoltaicas unidas con otras tecnologías) se puede producir y acumular la energía suficiente como para ser autosuficiente. Este aumento de la flexibilidad y confiabilidad del suministro permite que el consumo se produzca en el momento en que sea necesario. A su vez, reduce el coste final de la factura anual de la luz, la calefacción o el aire acondicionado.

3. Hacer hincapié en el ahorro de energía

Modificar nuestra mentalidad permite modificar nuestros hábitos. Si somos conscientes de que el ahorro nos será beneficioso, podemos empezar a buscar vías para implementarlo. Debemos aplicar la máxima de no gastar más de lo necesario y aprovechar lo que ya tenemos al consumo energético.

Es decir, que conviene no tener las luces siempre encendidas cuando haya luz natural suficiente o no se encuentren turistas en ese área. Lo mismo se puede aplicar al aire acondicionado o la calefacción, que es preferible no tenerlos activos a máxima intensidad. 

Usemos lo que necesitemos para el consumo del hotel y la comodidad de los huéspedes, pero sin llegar a excedernos. Puede parecer obvio, pero es importante tenerlo muy presente. Porque, con estas tres claves para volver sostenible el consumo energético, se pueden reducir costes y cuidar el planeta.

Imágenes cedidas: Álvaro Serrano en Unsplash, Jeremy Bezanger en Unsplash

8 COMENTARIOS