booking expedia airbnb crisis

La Asociación Española de Directores de Hotel (AEDH) no aguanta más. La asociación hotelera ha denunciado a Booking ante la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia (CNMC) por imponerles en sus contratos las «cláusulas de paridad», provocando una extrema rigidez en la política comercial de los hoteleros.

Esta medida les impide a menudo adecuar sus ofertas a circunstancias particulares o coyunturales del mercado, pues el hotel está obligado a aplicar la misma tarifa y condiciones que Booking para un tipo de habitación concreto, independientemente del canal de distribución.

Una cláusula prohibida en varios países

Estas “cláusulas de paridad” que Booking.com impone a los hoteleros españoles se han prohibido en más de la mitad del mercado turístico europeo (Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Suecia e Italia, entre otros países).

En esos lugares se ha prohibido mediante decisiones parlamentarias como por resoluciones del Tribunal de Competencia, especialmente por el impacto restrictivo de la libre competencia que tienen.

En cada país, Booking.com sometía a los hoteleros a grados de restricción distintos al comercializar sus habitaciones. Las restricciones más severas incumben a todos los canales de distribución, impidiendo al hotelero ofrecer tarifas de comercialización distintas a través de sus propios canales (incluso offline). Las más suaves, por su parte, admiten que el hotelero pueda publicitar precios distintos de los pactados con estos metabuscadores.

La denuncia, preparada por Juristur Consultores, y en su nombre Javier Zamora, asesor jurídico de la AEDH, explica a la Comisión Nacional de la Competencia que estas cláusulas suponen en la práctica una equiparación al alza de todos los canales de venta online, aunque tengan costes y/o comisiones mejores que Booking.com, lo que resulta un perjuicio para el consumidor final.

Y si bien las cláusulas aparecen incluidas en los contratos de Booking.com con los hoteles, estos no tienen posibilidad de eliminarlas o matizarlas, debido a la posición dominante en el mercado de reservas hoteleras que tiene Booking.com, que concentra el 65% del total.

«Miedo a las represalias»

Manuel Vegas, presidente de la AEDH, indica que todo esto nace de un importante malestar en el sector hotelero respecto a los códigos de conducta abusivos de Booking. «Los hoteleros tienen muy limitada su capacidad de reacción, de forma individual, por miedo a represalias, pero con la pandemia y a través de la protección que les ha brindado la AEDH liderando esta denuncia, se han visto animados a luchar unidos contra estos abusos», señala.

En su opinión, «durante la crisis del coronavirus, Booking.com acabó de destruir los puentes con los hoteles, provocando una guerra abierta entre el sector y esta OTA al permitir anular paquetes no reembolsables por la emergencia sanitaria sin contar con los hoteles».

«Todo esto, enmarcado en un mal llamado acuerdo de colaboración que, entre otras cuestiones, imponía y sigue imponiendo esa cláusula de paridad a su favor, a cuyo contenido íntegro la empresa hotelera tiene que adherirse obligatoriamente, sin posibilidad de objetar, matizar o excluir ninguna de las condiciones impuestas si quiere seguir operando en Booking”, añade Manuel Vegas.

manuel-vegas-aedh

.

 

Imágenes cedidas: Shutterstock.com

4 COMENTARIOS