realidad-virtual-3D

Hoy en día los usuarios están acostumbrados a todo, incluso a impresionarse. Y eso les inmuniza ante los métodos más tradicionales de comunicación.

En un contexto donde la diferenciación resulta clave para atraer al cliente, el marketing hotelero se ve obligado a elaborar estrategias innovadoras que capten la atención del usuario –sea en la página web del hotel o en cualquier otro soporte digital- y lo fidelicen de manera original e imaginativa.

Para conseguirlo, la realidad virtual y contenido 3D debe formar parte de cualquier estrategia de contenido. Esta tecnología, con unos costes perfectamente al alcance de cualquier cadena u hotel independiente, permite sorprender al usuario y generar experiencias únicas que le permitan interactuar con el contenido, y disfrutar al mismo tiempo.

El objetivo pasa por conseguir que el usuario deje de adoptar un rol pasivo, y pase a ser protagonista de la navegación mientras disfruta de una experiencia de usuario superior.

La realidad virtual y contenido 3D permite visualizar el producto de una manera inmersiva, y muy parecida a la realidad. Al ofrecer una imagen casi real al usuario -casi como si estuviera en el mismo hotel o habitación- este se siente más seguro y es más probable que reserve.

Crece la interacción

En Roiback, las cadenas y hoteles que hacen uso de este tipo de contenidos han aumentado la interacción con el usuario web hasta en un 15%, mejorado de las opiniones positivas de los clientes e incrementado la conversión hasta en un 14%.

Un buen ejemplo de cómo se puede aplicar la realidad virtual y contenido 3D al sector hotelero es la tecnología Matterport, que utiliza la empresa especializada FirstView, con quien Roiback trabaja desde 2017.

videos 3D hotel

Matterport permite al usuario introducirse en el hotel, conocer y experimentar de forma única las características del establecimiento y de sus estancias. Pincha aquí para ver cómo hicieron con el TRS Yucatán de Palladium.

Esta tecnología también se puede introducir en el flujo de reserva, acompañando al usuario con un contenido envolvente, lo que le empuja de manera demostrada hacia la compra.

Se puede ir todavía más allá, saltando a la realidad aumentada y añadiendo capas de información multimedia que ayuden a generar experiencias sorprendentes que acerquen el producto al usuario de una manera inmersiva y original.

Por su impacto positivo sobre la interacción del usuario y, sobre todo, sobre los ratios de conversión, se aconseja plenamente la adopción de estos contenidos digitales. Además, la implementación de la realidad virtual y contenido 3D ya no implica costes exorbitados. Hoy en día, esta tecnología se encuentra al alcance de cualquier cadena y hotel independiente.

Es posible, además, no efectuar desembolso alguno para su contratación, permitiendo financiar el coste de su producción y mantenimiento con las ventas que generan.