Interiorismo en la naturaleza

El nuevo diseño del hall del Hotel Món, del estudio Borrós Interiorisme, se ubica en plena naturaleza en el complejo cultural, turístico y de ocio Món Sant Benet (Barcelona)

Este hotel de categoría 4 estrellas superior desprende la esencia natural de su entorno, con una fuerte influencia del monasterio medieval de Sant Benet que lo rodea.

Fusión de interior y exterior

El interiorismo de la recepción del hotel, diseñado por Marc Borrós, se inspira en el vínculo que conecta exterior e interior. A través de sus enormes cristaleras, naturaleza y terraza se distribuyen en un mismo espacio.

Todo el mobiliario y la decoración esta recepción del hotel se fusionan con el entorno natural. La madera listonada de roble natural se combina con los tejidos efecto lino y lana del mobiliario, alfombras de fibras recicladas, fibras naturales, cerámica artesanal.

En este ambiente priman las tonalidades cálidas y la textura de la madera, así como los marrones, grises, crudos y negro.

Diseñado para todo tipo de usos

El espacio recrea diferentes microambientes que permite distintos usos que se adaptan a todo tipo de viajeros, a las necesidades tanto del turista, el huésped en viaje de negocios y las familias.

El espacio común está pensado para adaptarse al teletrabajo y a pequeñas reuniones en grupo, así como para actividades para disfrutar en familia. Se trata de un entorno lleno de historia y rodeado de naturaleza.

Ambiente acogedor de estilo contemporáneo

En contraposición a la austeridad medieval de su entorno, el hotel Món ofrece un gran espacio de confort a sus huéspedes. Su inspiración histórica se mezcla con un toque contemporáneo que incluye todo tipo de comodidades.

Entre estos espacios diseñados para el descanso se ubica el rincón frente a la chimenea, donde dos grandes y envolventes sillones en gris forman parte del diseño de este espacio acogedor y decorado con piedras blancas, de gas y visible desde dos caras.

Inspiración minimalista

El proyecto de reforma de este punto de encuentro en el hotel apuesta por la ligereza visual más minimalista. Se trata de compartir espacios sin fragmentarlos. «El buen interiorismo permite que convivan distintas actividades sin que haya interferencias» explica su diseñador, Marc Borrós.

Esta ligereza se genera a base de espacios abiertos, donde la luz natural entra de manera generosa, y se completa con una selección de mobiliario muy funcional, como las sillas giratorias en madera de fresno y algunas piezas versátiles, como los sofás modulares, que permiten jugar con el diseño en función de las necesidades del momento.

Los detalles decorativos son escasos para no sobrecargar el ambiente, se ha recurrido a algunas piezas de cerámica artesana que provienen del Monasterio ubicado en el mismo recinto.


Fuente: Borrós Interiorisme.

Imágenes cedidas por MXM Photo.