La evolución digital del hotel debe ir enfocada al trabajador

La irrupción de nuevas herramientas digitales ha transformado el sector viajes. Es lo que ha ocurrido en Grupo Fedola, que aprovechó la pandemia para asociarse con compañías tecnológicas para dar un salto que ha sido un éxito. Por ese motivo, en TecnoHotel Forum 2022 quisimos escuchar su punto de vista. Así, pudimos disfrutar de sus experiencias en la ponencia: «Evolución digital: cómo convertir los retos en oportunidades».

Para ello, contamos con la presencia de Victoria López, presidenta de Grupo Fedola y directora general de GF Hoteles. «Grupo Fedola es una empresa familiar canaria. Hoy en día trabajamos más de 1.400 personas y siempre apostaremos por seguir creciendo», confiesa. Junto a ella estaban Jaime Martín Peyrac, Sales and Marketing Director en Devoteam G Cloud, y Florencio Hernández, director en mkAtec.

«Nosotros estábamos estancados en el desarrollo tecnológico, sentíamos que no estábamos avanzando. Así que nos pusimos en contacto con mkAtec porque pensamos que iban a ayudarnos a conseguir un desarrollo mucho más sostenible», comienza López. «Empezamos a plantearles cómo iban a ser los procesos. Entonces, dimos con el problema que tienen muchas empresas: no teníamos tiempo. No era una cuestión de falta de recursos», relata.

A pesar de esta barrera inicial, decidieron dar el paso y abrazar la nube. Explica que «al final es una cuestión de educación» en la empresa. De ahí que su misión desde los puestos de liderazgo fuera enseñar a los compañeros a valorar esos nuevos procesos, aunque al principio costara adaptarse a ellos. Asegura que esa es su responsabilidad y que es precisamente lo que hicieron. Con esta idea en mente y todo el equipo a favor de la evolución digital, ya comenzaron a plantear el proceso de evolución e identidad digital.

Tecnología para impulsar el talento

«Hacen falta buenos sponsors y poner el foco en las personas, porque la tecnología es un medio que nos va a ayudar a encontrar nuestros objetivos», prosigue Martín Peyrac. «Es verdad que este tipo de procesos suelen ser muy disruptivos, porque intentamos cambiar herramientas de toda la vida. Las conversaciones tienden a ser muy largas, pues la gente se resiste», reconoce. De ahí que Florencio Hernández matice que la primera parte del proceso fue precisamente escuchar a sus clientes, para «entender qué necesitaban realmente».

Mesa evolución digital THF

En el caso de Grupo Fedola, lo que buscaban era «identificar la mejor forma de abordar el proceso y buscar a esos guías que lo impulsaran». Reconoce que al final consiguieron que la compañía apostase por la tecnología como un driver claro para el negocio. Pero también para todos los trabajadores de la organización. Lo interesante es que estas conversaciones estaban ocurriendo antes de la pandemia. En aquel momento, todavía era necesario realizar estudios para demostrar la importancia de la renovación digital. Algo que, ahora, ya es evidente.

«Esto enlaza con un tema clave de hoy en día: el talento», continúa el Sales and Marketing Director en Devoteam G Cloud. Explica que al final es otra manera de «hacer que los trabajadores se sientan más cómodos e integrados». Por eso, es importante que todo el equipo entienda esto. También, contar con el apoyo de la dirección, que en el caso que nos ocupa reconoce que fue «clave». En definitiva, concluye con la siguiente afirmación: «si traemos una nueva tecnología es para mejorar el día a día de las personas».

Complejidades de la renovación digital

A lo largo de toda la ponencia, los participantes reconocen que siempre es complejo abordar este proceso. De entrada, porque implica crear algo que antes no existía. También, por las reacciones de los trabajadores. «Empezamos un proceso de migración muy estructurado, para que fuera transparente para el usuario», afirma Hernández. «Hicimos que fuera cómodo, para que los trabajadores cambiaran de plataforma, pero no perdieran su información», continúa.

A pesar de todo, López reconoce que «todo cambio implica un proceso de adaptación». Por ese motivo, «al principio no fue todo tan romántico». «Había gente que no encontraba sus documentos, sobre todo aquellas personas con menos habilidades tecnológicas. Pero los compañeros que más sabían del tema ayudaron a los demás. Eso fue clave, la unión que había», relata. Florencio Hernández está de acuerdo en que tuvo importancia identificar a los referentes que surgían de cada equipo, a quienes iban a preguntar las dudas el resto. «El acompañamiento creo que también fue fundamental», por parte de compañeros y de las compañías tecnológicas que impulsaron el salto.

Mesa evolución digital THF

De todas formas, la directora general de GF Hoteles asegura que, una vez vieron los beneficios de Google Workspace, empezaron a «sacarle provecho y valorar todas sus ventajas». Principalmente, opina que es agradable no tener que preocuparse de las copias de seguridad. «Es muy útil, en especial para quienes viajan mucho», considera. Además, se muestra honesta con su propia adaptación, ya que reconoce que ha tenido que irse actualizando. Eso sí, asegura que le ha costado menos desde que tienen este nuevo entorno. Por tanto, no se arrepiente del esfuerzo inicial, pues opina que merece la pena.

La pandemia como prueba de fuego

Después de realizar el despliegue en el entorno corporativo, López asegura que «la prueba de fuego vino con la pandemia». «Para nosotros era dramático tener que cerrar hoteles en cuatro días con clientes dentro. Había mucha preocupación por la salud de los huéspedes y los trabajadores, que tenían que irse a casa a confiarse. Lo peor fue perder la comunicación, porque no se podía llamar a diario. Así que dijimos que teníamos que hacer un site interno que fuera la vía de comunicación para todo el personal global de Fedola, pero sobre todo para los hoteles».

«Aprovechamos para hacer cursos de formación y automotivarnos con vídeos», explica sobre los meses de encierro. Además, explica que todos los trabajadores cobraron su ERTE a tiempo. «Fue un éxito rotundo, porque pusimos a las personas en el foco durante la pandemia. Así también descubrimos el potencial que teníamos en ellos», afirma. De esta manera, los trabajadores del spa colgaban ejercicios para estar en forma, los chefs recetas de cocina… de modo que crearon una comunidad. «En definitiva, gracias a la prisa que se dieron en mkAtec, en 15 días teníamos conectadas a todas las personas» reconoce con satisfacción.

Por su parte, Jaime Martín Peyrac insiste en que los hoteles deben apostar por la tecnología como eje clave del negocio. En especial, por la nube, que aunque lleve tiempo aquí, ahora se ha convertido en un «must». Eso sí, advierte que «hay que tener ganas de romper e innovar, porque todos los cambios implican dolores de cabeza en mayor o menor medida». «Hay que poner el foco en habilitar a los usuarios en el uso de esta tecnología. La orientación del proyecto hacia las personas es la clave para que el cambio salga bien», confirma.

2 COMENTARIOS