Descarbonización y economía circular

¿Qué supone para el sector turístico afrontar el reto de la descarbonización para cumplir con las políticas de Cambio Climático y Transición Energética? Asumir este reto, tanto desde la administración como desde las empresas del sector, supone llevar a cabo calcular y publicar su huella de carbono. Esto a su vez supone un esfuerzo considerable. Y al final se generará un impacto directo sobre la competitividad del sector.

Tras la publicación definitiva de la ley en mayo de 2021, el Gobierno debe establecer qué empresas deberán calcular y publicar su huella de carbono, así como los términos para hacerlo de forma transparente y accesible. Las compañías afectadas por dicha obligación deberán contar también con un plan de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. En él deben quedar claros los objetivos y las herramientas para alcanzarlos.

Los hoteles, por tanto, están encaminados a consumir energía procedente de fuentes renovables o producir su propia energía. Las cadenas hoteleras en primer lugar. Más adelante, los hoteles independientes. Todos tendrán que calcular y publicar su huella de carbono. Además, de establecer un plan de reducción de emisiones.

La descarbonización

La descarbonización de los establecimientos está asociada, en gran medida, a una eficiente gestión energética. En muchos casos, requiere inversión para modernizar las instalaciones de producción de energía, la implantación de fuentes de energía renovables, etc. Pero, por otro lado, implementar la circularidad en la práctica operativa del establecimiento contribuirá de manera muy elevada a reducir las emisiones de CO2. ¿Cómo se puede llevar a cabo?

Todo pasa por la sostenibilidad

El sector hotelero ya está concienciado de que las estrategias de sostenibilidad, en las que se incluye los modelos de economía circular, son básicas para su competitividad y supervivencia. Muchos establecimientos y cadenas han comenzado a trabajar en ellas. Las grandes cadenas son conscientes de que esta transformación profunda debe operarse en sus establecimientos. Y, en su gran mayoría, cuentan con los recursos para ello.

Pero hay un sector muy amplio de hoteleros que está perdido o no tiene claro por dónde empezar a trabajar. Además, cuentan con menores recursos para ello. Es necesario prestar la ayuda adecuada a aquellos hoteleros que quieran poner luz sobre las prácticas que podrían llevar a cabo y cómo adaptarse para el cumplimiento de este nuevo reto. El objetivo es detectar los retos y barreras a los que se enfrentan y poner de manifiesto las mejores prácticas que ayudarán a vencerlos.

Modelo ITH de Sostenibilidad Turística

Con este objetivo precisamente, el de poner luz y prestar la ayuda que parte del sector hotelero demanda, el ITH ha puesto en marcha en el marco del proyecto «Modelo ITH de Sostenibilidad Turística». Subvencionado por la Secretaría de Estado de Turismo, el Programa de Rehabilitación Energética en Establecimientos Turísticos «ITHSaveHotel», tiene como objetivo facilitar al empresario hotelero la oportunidad de rehabilitar sus instalaciones energéticas.

Lo hace a través de un modelo de implantación de soluciones coordinadas por el ITH con un experimentado equipo técnico, encabezado por un Project Manager. Además, está avalado técnicamente por la aportación de los socios tecnológicos que abarcan la asesoría técnica-energética, el diseño y la arquitectura. También, el proyecto de ingeniería, la implantación de soluciones, el mantenimiento de instalaciones… Al mismo tiempo, engloban alguna que otra área aledaña (envolvente, ventanas, revestimientos, saneamientos, accesibilidad, gestión operativa, transformación digital, consultoría de sostenibilidad, etc.).

Una de las ventajas de participar en el programa «ITHSaveHotel» es contar con la oportunidad de tener una asesoría técnica y energética integral. El hotel contará con una auditoría gratuita de sus instalaciones. A su vez incluye un plan de mejora energética de su edificio, en el que se valorarán las actuaciones necesarias para reducir el consumo energético y el coste asociado. De este modo se busca reducir la huella de carbono asociada a la emisión de gases de efecto invernadero. Si el hotel acepta el proyecto de instalaciones presentado, se llevará a cabo la implementación del mismo.

Economía circular

En cuanto a la circularidad del sector, a diferencia de otros modelos económicos donde prima el aspecto económico por encima del social o medioambiental, la economía circular supone una sustancial mejora común tanto para las empresas como para los consumidores. Las compañías que han puesto en práctica este sistema están comprobando que reutilizar los recursos resulta mucho más rentable que crearlos desde cero. Como consecuencia, los precios de producción se reducen. De esta manera, el precio de venta también se ve rebajado, beneficiando así al consumidor. No solo en lo económico, sino también en la vertiente social y medioambiental.

Teniendo en cuenta lo anterior, implementar buenas prácticas para fomentar la economía circular en los hoteles a la larga también repercutirá, tanto directa como indirectamente, en el ahorro de emisiones de CO2. Se persigue mantener el valor funcional de los materiales el mayor tiempo posible, minimizar la presión sobre los recursos y reducir la generación de residuos. Debido al modelo de negocio de un establecimiento hotelero, las posibles actuaciones que puede llevar a cabo están limitadas a las actividades que realiza y a los procedimientos que tiene instaurados.

Medidas para los hoteles

Por tanto, los hoteles deben ir preparándose mediante la inclusión, en la medida de lo posible, de criterios, elementos, tecnologías y acciones basados en este modelo económico. En términos generales, la estrategia para aplicar la circularidad en el ámbito hotelero se basa en tres pilares estratégicos.

Por un lado, la gestión de los recursos disponibles, que engloba los ámbitos de inversión, innovación y gobernanza. Por otro lado, la modernización de los procesos internos (consumo de materiales y recursos). Y, por último, la implicación de los principales stakeholders o grupos de interés: equipos, cadena de suministro y clientela…

En este sentido, desde ITH consideramos que dos de las medidas de economía circular que podríamos considerar como prioritarias para ser aplicadas en el sector hotelero, son:

  • Las que contemplan la reducción y gestión de residuos (reducir, reutilizar y reciclar), fomento de compras de proximidad y reducción del derroche alimentario.
  • Las que permiten la digitalización de los procesos dirigidos a facilitar lo anterior.

sostenibilidad ahorro energético medio ambiente hoteles compostaje

Reducción del desperdicio

Por ello, y tomando como modelo casos de uso en el sector que se están aplicando con éxito, a través de una iniciativa presentada a la convocatoria de AEI’s el pasado noviembre de 2021, el ITH está llevando a cabo un estudio de viabilidad para dotar a los hoteles de la aplicación de herramientas y procesos tecnológicos que puedan contribuir y garantizar de forma más eficaz y eficiente una progresiva reducción del desperdicio alimenticio, una distribución de un posible excedente entre entidades sociales locales y un correcto reciclado y compostado.

En concreto, se quiere estudiar cómo la inteligencia artificial, el Internet de las Cosas y las herramientas digitales disponibles en el mercado pueden aplicarse a la creación de una economía circular en la cadena de generación, transformación y distribución de la alimentación en el sector hotelero con el objetivo de minimizar el desperdicio alimenticio maximizando su reutilización.

Imágenes cedidas: rafael albornoz en Unsplash, Charles Etoroma en Unsplash, Chandra Oh en Unsplash, Shutterstock.com