El hotel Vincci Ponte de Ferro es premiado por su interiorismo

El Premio Nacional do Inmobiliário 2022 ya ha anunciado sus ganadores. El prestigioso galardón portugués ha establecido que el mejor interiorismo este año pertenece al hotel Vincci Ponte de Ferro. De esta manera, el alojamiento de cuatro estrellas situado en Oporto ha recibido esta distinción gracias a sus cuidados espacios.

El que es uno de los premios más prestigiosos del país, conocido incluso como los Óscar del sector, ha valorado el interiorismo de este alojamiento. Diseñado por el estudio de Rosa Roselló, está repleto de personalidad e historia. Además, se integra en el paisaje y ofrece una forma diferente de conocer la ciudad. Por tanto, responde a las necesidades del nuevo perfil de huésped que apuesta por el turismo de lujo.

Edificios repletos de historia

El establecimiento está formado por un conjunto de edificios, ubicados entre Rua Casino da Ponte y Rua Cabo Simão. Se encuentran cerca del Monasterio de la Serra do Pilar, uno de los emblemas de la ciudad y Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1996. La estructura se divide en varias edificaciones asentadas en una abrupta pendiente. Así, se integra perfectamente con el paisaje de este margen del río, protagonizado por la imagen del monasterio y el puente de Don Luis I.

Gracias a su situación privilegiada entre estos dos ilustres vecinos, Vincci Ponte de Ferro disfruta de una excelente comunicación con cualquier punto de la ciudad, ya sea por metro, teleférico o carretera. Su propio nombre es un homenaje al célebre puente homónimo de la ciudad. Al mismo tiempo, el hotel conserva en su fachada los cuatro arcos de piedra procedentes del antiguo convento de São Bento del Ave María. Es decir, que homenajea la historia de Oporto en sus instalaciones.

Otra muestra de ello es la conexión con el vino de otras de sus áreas. De este modo, donde antes se encontraban unas antiguas bodegas, ahora se sitúa el edificio principal que acoge la recepción, el lobby bar y su espectacular suite. A esta zona hay que sumar un nuevo edificio que funciona como nexo de unión y distribución de todo el conjunto. En él se encuentran más habitaciones, distintas opciones gastronómicas, una sala de reuniones, una zona fitness y una maravillosa terraza con una pequeña piscina con vistas.

El proyecto de arquitectura se ha realizado conjuntamente con la idea de recuperar edificios que habían caído en desuso. En él han participado el arquitecto portugués José Gigante, reconocido con la medalla de la ciudad de Oporto, y el estudio de arquitectura de Barcelona GGV arquitectura. Ellos han sido los encargados de integrar el hotel en la ciudad, para que vuelva a ser una parte activa de la misma.

Un cuidado y premiado interiorismo

La situación privilegiada de Vincci Ponte de Ferro ha servido de inspiración para el interiorismo del alojamiento. Con un diseño a cargo del estudio de Rosa Roselló, ha buscado en todo momento la luz y el color. A partir de ahí, han prestado especial atención a los detalles y la calidad de los materiales. En base a esto, han conseguido crear espacios cálidos y sugerentes. En ellos se respira un ambiente elegante a la vez que se disfruta de las bonitas vistas.

Para ello, el equipo ha combinado las tonalidades de la ciudad en las diferentes estancias. De esta manera nos topamos con el color azul intenso de sus azulejos y el rojo de sus vinos y tejados. Además, se mezclan con materiales nobles como la madera, piedras y mármoles que dibujan los suelos. También con latones y espejos que, a su vez, integran el reflejo de las vistas únicas de Oporto, permitiendo que perduren en la retina del viajero. Al final, el objetivo es dar protagonismo al río, por lo que se ha jugado con los espejos para lograr que siempre esté presente.

Del mismo modo, la mayoría de sus 94 habitaciones tiene vistas al Duero y a la ciudad. Todas cuentan, a su vez, con amplitud y gran comodidad para el viajero. Se dividen entre habitaciones estándar, superiores y una suite en la última planta del hotel, con una inmejorable panorámica de Oporto. Mientras, en la 12ª planta se sitúa la terraza desde la que contemplar los mejores atardeceres. Se puede hacer mientras se disfruta de la gastronomía de la zona en el 6 Ponte Sky Bar. O tras un chapuzón en la piscina.

Vincci Ponte de Ferro es el segundo alojamiento de la cadena en la ciudad y el cuarto en Portugal de la cadena hotelera. Ahora, gracias a su recién adquirido reconocimiento, se convierte en una de las mejores maneras de vivir Oporto con todo el confort que proporciona disfrutar de un interiorismo único que define toda la experiencia.

Imágenes cedidas: Vincci Ponte de Ferro