fbpx
InicioTH EquipEl diseño biofílico consigue reducir la huella de carbono

El diseño biofílico consigue reducir la huella de carbono

Redacción TH
Equipo de redacción de TecnoHotel, especializados en el sector turístico y en marketing digital. Si tienes alguna sugerencia o quieres aportar ideas para mejorar nuestro contenido, escríbenos a redaccion@tecnohotelnews.com

A la hora de crear una experiencia única para el viajero, el diseño hotelero es una gran manera de conseguirlo. Además, es otra forma de incorporar el cuidado del medioambiente en las bases mismas del alojamiento. Esa es la razón por la que el hotel Royal Hideaway Sancti Petri haya confiado en el diseño biofílico para reducir la huella de carbono y apostar por el confort en sus instalaciones.

Los jardines tropicales de 35.000 m2 de superficie con los que cuentan ponen de manifiesto su compromiso en materia de sostenibilidad. Al mismo tiempo, su afán por crear un oasis tropical repleto de sonidos, olores y elementos visuales únicos, suscitan a la relajación de sus huéspedes. De esta manera, potenciando este factor diferenciador consiguen un dos en uno en dos elementos muy valorados en la actualidad por los viajeros.

¿Qué es el diseño biofílico y cómo se consigue?

El diseño biofílico se define como la incorporación de elementos de la naturaleza en espacios urbanos o interiores. Para ello, el hotel Royal Hideaway Sancti Petri ha creado una simbiosis entre los materiales constructivos y vegetativos de su recinto. El fin es evocar a la naturaleza y salvaguardar el bienestar de sus huéspedes. Mediante el uso de la vegetación, pretenden reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo de los turistas.

Parten de la base de que la conexión visual, auditiva, táctil, olfativa, gustativa con la naturaleza es imprescindible. De ahí que en estos espacios hayan querido potenciar dichos elementos. Por eso, el hotel destaca por la presencia de una flora inusual proveniente del Caribe y Sudeste Asiático. Gracias a ello logran trasladar al viajero a un lugar exótico.

Royal Hideaway Sancti Petri

Además, dentro de su gran variedad de plantas destacan las palmeras, que son las que más abundan. También, la incorporación de aquellas vivaces de aspecto más silvestre. Dado que sus colores y texturas interactúan entre sí, aportan movimiento y generan un efecto sorprendente. El resultado es que consiguen generar nuevas sensaciones entre quienes las observan.

Una experiencia relajante y sostenible

El posicionamiento y la elección de cada planta no es fruto de la casualidad. El diseño de los jardines del hotel está medido al detalle. Tiene como base fundamental fomentar una experiencia íntima y relajante para el huésped. Para ello, se tienen en cuenta una serie de factores como son el clima, en este caso que permite el florecimiento de especies subtropicales como la Sheflera y el Chamaerops humilis.

Al mismo tiempo, es esencial la topografía, que estudia el posicionamiento del terreno, ubicado en la heladera de una pequeña loma en pendiente acercándose al mar. Mientras, la zonificación tiene como meta sacar el mejor rendimiento posible de cada área del hotel. En definitiva, en todo momento la estética se entrelaza con la funcionalidad.

Jardines del Royal Hideaway Sancti Petri

Por otro lado, este proyecto de paisajismo es sostenible porque consigue reducir diariamente la huella de carbono del hotel. «Los jardines compensan las emisiones de gases derivadas de otros servicios. Con unas zonas verdes de más de tres hectáreas, las plantas absorben grandes cantidades de CO2» apunta la conocida paisajista y diseñadora de los Garden Tours del hotel, Isabel Alguacil. Al transformar el CO2 que asimilan en oxígeno, regeneran la atmósfera y contribuyen con los objetivos de sostenibilidad.

Un calmado recorrido por los jardines

Las zonas se han definido para que estuviesen en armonía con la vegetación. Un equilibrio estético que transmite un mensaje de descanso. La gama de colores del hotel crea un contraste naranja por la edificación, verde por la vegetación y azul, por el cielo y las piscinas. Se trata de mezcla atractiva debido a su complementariedad.

A esto hay que añadir sus líneas curvas, inspiradas en la naturaleza. En base a estos elementos, los jardines se dividen en dos recorridos. El primero recto y pavimentado, de pisada cómoda y rápida. El segundo, sinuoso de césped, para un caminar pausado que discurre a lo largo del estanque e invita a los huéspedes a descubrir rincones en la vegetación y a oír el murmullo de las cascadas.

En esta experiencia, la variedad de especies vegetales tiene un papel importante. Así, los árboles como el sauce llorón cuyas ramas rozan el agua evocan un sentimiento de sosiego y melancolía. Mientras, el agua sirve para separar los ambientes. También funcionan como aislantes acústicos de las diferentes zonas, como bares y restaurantes, creando un sonido ambiental. En cuanto a las plantas acuáticas de los estanques, más allá de ser ornamentales, sirven de cobijo y resguardan la fauna acuática, y purifican y controlan los niveles de oxígeno del estanque.

Imágenes cedidas: Royal Hideaway Sancti Petri

Autores

Equipo de redacción de TecnoHotel, especializados en el sector turístico y en marketing digital. Si tienes alguna sugerencia o quieres aportar ideas para mejorar nuestro contenido, escríbenos a redaccion@tecnohotelnews.com

artículos relacionados

Un hotel puede generar más de una tonelada de...

Resuinsa está coordinando la recogida de los residuos textiles a nivel industrial para dar servicio a sus clientes y así incorporarlos en el proceso de fabricación

Las toallas de rizo de Resuinsa cumplen con la...

Resuinsa se convierte en la primera empresa del sector hotelero que obtiene un certificado de ensayo de AITEX sobre las toallas de rizo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Guía de Empresas