Elegancia y ecologismo marcan el nuevo ME Barcelona

ME Barcelona ha abierto sus puertas con un diseño de interior que apuesta definitivamente por la elegancia y el ecologismo. Así, el alojamiento 5 estrellas de Meliá Hotels pretende convertirse en el más vanguardista de toda la Ciudad Condal.

El establecimiento recién inaugurado aspira a transformarse en el epicentro cultural de la ciudad, pues ha sido creado para vivir experiencias exclusivas, personalizadas e inmersivas. De ahí que su ubicación sea en plena milla de oro. Además, está conectado con lo último en arte, diseño, música y moda.

Gracias a estos factores, ME quiere despertar el lado más creativo de los huéspedes y visitantes, sirviendo de inspiración para a la hora de tener una visión más contemporánea de Barcelona. Por ese motivo, ha elegido Neolith como uno de los elementos centrales de su decoración, que parte de materiales sostenibles de carácter local.

Diseñado por Álvaro Sans Arquitectura Hotelera & Mur Arquitectura, el nuevo punto de encuentro nace creando tendencias. De esta forma, refleja los cambios culturales, sociales y empresariales impulsados por la pandemia de Covid, que está transformando el concepto tradicional de los hoteles.

Un entorno marcado por la vanguardia

El equipo de arquitectos eligió Neolith para uno de los elementos centrales de la decoración de las zonas comunes y los baños. La razón es que la piedra sinterizada de la compañía aporta diseño de vanguardia, nobleza y elegancia al conjunto.

A su vez, ofrece máxima resistencia con el mínimo mantenimiento, algo muy adecuado para espacios en los que va a transitar tanta gente. En definitiva, se puede afirmar que cumple con las exigencias estéticas y técnicas requeridas para poner en marcha el hotel. Concretamente, las zonas en las que se encuentran son:

Pavimentos

Para los pavimentos del lobby principal y zonas comunes de la planta baja, se eligió la superficie Zaha Stone de Neolith. Además de por su belleza y elegancia, esta superficie destaca por su resistencia al alto tránsito, y mínimo mantenimiento.

La razón de su elección también tiene que ver con que ofrece una reinterpretación contemporánea de la Piedra Gris iraní, solo que con un tono más industrial y moderno. El diseño funciona así como homenaje que recuerda el legado y la inspiración de la arquitecta iraquí Zaha Hadid. En sus creaciones, ella exploró las geometrías, los espacios y las emociones de los usuarios.

Revestimientos

Los baños de las zonas comunes del hotel también cuentan con Neolith. En concreto, sus paredes se han revestido con la superficie Basalt Black, que destaca por su tonalidad oscura. También, por su riqueza en detalles, pues está inspirada en la piedra basáltica. Por todo ello, aporta fuerza a cualquier estancia interior o exterior en la que se integre.

Ecologismo

Para estar en sintonía con la sensibilidad actual, el equipo de arquitectos buscaba elementos ecológicos capaces de respetar el entorno. Al mismo tiempo, deben de ser capaces de ensalzar la cultura local con materiales ecológicos adaptados a la climatología. De ahí que las principales materias primas utilizadas en su composición son minerales.

La composición de este proyecto ha estado marcada tanto por su diseño único y elevadas prestaciones técnicas como por su carácter sostenible. La mezcla de los minerales en las proporciones correctas, junto con el posterior proceso de fabricación, es la responsable de su calidad premium. A esto hay que sumar su condición de carbón neutral.

Complejidad

Por todo lo que hemos comentado, el proceso de creación del hotel ha llevado tiempo. Según Ramón Cortés de Mur Arquitectura, uno de los arquitectos responsables de su interiorismo, el ME ha tenido un desarrollo muy largo de construcción. «Tiene 45 habitaciones distintas en un hotel de 164 habitaciones, lo que crea una gran complejidad», ha asegurado.

El equipo destaca que uno de los objetivos era utilizar materiales que ayudaran a crear espacios para disfrutar de experiencias exclusivas. En definitiva, que pudieran ser vividos. «El pavimento de Neolith nos permitió utilizar piezas muy grandes, acordes con las proporciones que tienen los espacios. Además, realza las maderas naturales utilizadas en los pilares», ha explicado.

Más allá de sus espacios

Con 164 habitaciones, ME Barcelona destaca por más elementos además de su diseño. Situado en el lujoso Passeig de Gràcia, junto a la Casa Rocamora, se encuentra a un paso de Plaça Catalunya. Encima, en sus instalaciones ofrece una oferta gastronómica de vanguardia.

Sus 1.200 m 2 de jardín urbano y su exclusivo Rooftop Bar, con vistas a Plaça Catalunya y a la Sagrada Familia, son unos espacios únicos en los que disfrutar. A ellos se suman, más de 600 m2 de espacios versátiles para eventos corporativos y sociales con personalidad propia.

También cuenta con un gimnasio equipado con la última tecnología en fitness y tratamientos exclusivos que combinan tradiciones ancestrales y las técnicas más sofisticadas de belleza y bienestar. Por todo esto, su seña de identidad está claramente marcada por la experiencia que ofrece al usuario en todos los momentos de la visita.

Imágenes cedidas: Neolith