Plataforma de Negocio 2021 es un ejemplo de feria
Imágenes de Plataforma de Negocio 2021.

Las ferias empresariales se han convertido en uno de los mejores escaparates para las marcas durante el siglo XXI. Año tras a año, los diferentes sectores profesionales de nuestro país llevan a cabo este tipo de eventos, tanto a nivel nacional como internacional. A través de ellos obtienen grandes beneficios y oportunidades para su empresa.

En su significado más básico, una feria se refiere a un evento entre distintos actores de un mismo sector económico dispuestos en torno a un espacio que posibilita el encuentro entre todos de manera presencial. Esta presencialidad se presenta como una de las principales características de esta herramienta del marketing, que es la feria.

Sin embargo, dicha peculiaridad quedó diluida, durante varios meses, como consecuencia de la Covid-19. Según la Asociación de Ferias Españolas (AFE) el número de cancelaciones se elevó a alrededor 190 ferias en España. La cifra ascendió a más de 3.300 en el caso de toda Europa, entre los meses de marzo y abril de 2020.

Afortunadamente, casi dos años después, y gracias a la vacunación y a las diferentes medidas para combatir la pandemia, parece que la vida, tal y como la conocíamos, vuelve poco a poco a la normalidad. Así pues, también lo hacen los eventos, las ferias y los encuentros entre distintas marcas que permiten acercar el producto a consumidores de todo tipo.

Las 5 ventajas esenciales de los eventos

Ahora bien, ¿cuáles son realmente los beneficios que las ferias aportan a las marcas españolas? ¿Qué le supone a una empresa participar en un evento de esta magnitud?

1. Visibilidad

En primer lugar, participar en ferias sectoriales supone aumentar la visibilidad y notoriedad de la marca. El hecho de que una marca concreta esté presente en un evento de esta magnitud, consigue posicionarla y potenciar su imagen dentro de su sector. Algo que, sin duda, supondrá un gran avance dentro del crecimiento de esta.

2. Confianza

Otro de los beneficios más importantes de participar en las ferias de forma presencial es impulsar un clima de confianza. Esto permite a las distintas marcas y empresas la captación de nuevos clientes potenciales. También seguir entablando una relación de confianza con los que ya lo son.

Además, esto permitirá conseguir llegar a clientes internacionales a los que, quizás, de otro modo sería más complicado. Sobre todo porque en este caso se hará de primera mano y de forma totalmente directa.

3. Competencia

En tercer lugar, otro de los elementos clave de este tipo de acciones es la posibilidad de analizar y conocer a la competencia. Al fin y al cabo, acercan a las distintas marcas. Así le dan la oportunidad de hacer un análisis de mercado directo para valorar cuáles son las diferencias o similitudes frente a su competencia directa.

4. Sinergias

Por otro lado, las ferias también permiten que las marcas se conozcan entre sí. De esta manera se les ofrece la posibilidad de que puedan crear sinergias entre ellas. O acuerdos de colaboración que beneficien a ambas partes, un punto, sin duda, muy interesante que es más fácil desarrollar en este tipo de eventos.

5. Marketing directo

Por último, pero no menos importante, cabe destacar que las ferias empresariales resultan también muy interesantes para poder llevar a cabo otro tipo de estrategias o acciones. Por ejemplo, realizar un marketing de producto directo. Se le puede mostrar de primera mano a los posibles clientes interesados los productos de la empresa e incluso dándoselo a probar, facilitando así cerrar algunas colaboraciones.

Vuelta a la normalidad de las ferias

Está claro que las ferias son un punto de encuentro totalmente necesario para empresarios, marcas y clientes. Casi con total seguridad, solo aportan ventajas a quienes deciden participar en ellas. Para muchas marcas quizás esto todavía es algo que no ven claro al cien por cien, pero para aquellas compañías que llevan apostando por este tipo de eventos desde hace años, no hay ninguna duda de que es un acierto asegurado.

Tras unos tiempos verdaderamente difíciles para el canal horeca y el sector hostelero, volver a tener la oportunidad de participar en ferias, en eventos de este tipo en los que montar stands, preparar catálogos, ofrecer producto y reencontrarse con compañeros del sector, es sin duda un auténtico éxito y privilegio.

No hay ninguna duda de que, aunque en la actualidad son muchas las acciones que llevar a cabo para conseguir unos objetivos claros, desde campañas de marketing, comunicación corporativa a eventos privados. Pero, en conclusión, las ferias son una de esas patas imprescindibles para conseguir el posicionamiento, los beneficios y el reconocimiento deseados.