El turismo de negocios tiene que apostar por la diversificación

En Amadeus han decidido tomarle el pulso al mercado de las empresas de gestión de viajes (TMC, por sus siglas en inglés). Su último informe demuestra que el desafío sigue siendo grande, pero no insuperable. No siempre y cuando el turismo de negocios sepa apostar por la diversificación.

Según lo estudiado por la proveedora de soluciones tecnológicas, las compañías ya han identificado las oportunidades que tienen por delante. Gracias a esto, han comenzado a desarrollar nuevas estrategias que van a permitir aprovecharlas al máximo. De todas formas, el libro electrónico expone algunas soluciones prácticas que aseguran que puedan llegar a buen puerto.

Las oportunidades del sector

Todavía estamos en medio de un momento complicado por la situación de emergencia sanitaria. Aunque la recuperación parece cada vez más cerca, el sector turístico todavía tiene muchos retos por delante. Esto, por supuesto, implica desde un prisma más optimista que hay multitud de oportunidades.

Así lo entienden las empresas del sector, pues el 49% considera que habrá un cambio de los viajes de negocios no gestionados a los gestionados, mientras que el 25% predice un desarrollo de los viajes de bleisure y de las workcations.

También, se opina que el futuro de los viajes de negocios podría implicar una reducción de los volúmenes en comparación con la situación previa a la pandemia (63%). ¿A mejor o a peor? Depende, pues el 13% prevé una expansión del mercado del turismo de negocios, por lo que se demuestra que hay confianza en el futuro.

Los puntos en los que deben fijarse las TMC

Los negocios son mejores en la vida real, por lo que hay que tener en cuenta el valor que tiene pasar tiempo de manera presencial con los clientes o socios, aunque sean potenciales

  • Priorizar la seguridad y mantener el bienestar de los empleados durante los viajes de negocios.
  • Tener un papel más importante como proveedores de información en relación con el deber de diligencia versión 2.0. La principal prioridad será ofrecer información sobre salud y seguridad.
  • Un cambio de los viajes no gestionados a los gestionados por parte de los clientes corporativos, por lo que la planificación será mucho más importante.
  • También, un cambio general en los patrones de viaje. La cantidad será mejor, pero son más largos, los clientes hacen más en un mismo viaje y el gasto de las empresas es mayor.
  • Un aumento de demanda de los servicios de gestión de las modificaciones en viajes, porque los cambios de última hora son cada vez más frecuentes.
  • Los clientes empresariales se vuelven a enfocar en controlar los costes de viaje.
  • Gestionar las estrategias de viajes sostenibles de los clientes, de modo que las TMC podrían buscar ayudar para gestionar distintas estrategias de descarbonización de los viajes.

Los grandes desafíos del turismo de negocios

Si tenemos en cuenta las oportunidades clave, podremos establecer también los desafíos que están por delante del turismo de negocios, que se podrían resumir en:

  • Dificultad a la hora de obtener acceso a información confiable y actualizada de los gobiernos y de las aerolíneas. Esto tiene que ver con los problemas de planificación que generan los cambios constantes y la escasa estandarización a nivel internacional.
  • En la misma línea, las TMC necesitan ofrecer información actualizada sobre las restricciones y los requisitos relacionados con el Covid-19.
  • Complicaciones con el equipo. Existe la incertidumbre sobre si contratar más empleados o quedarse con un personal reducido.
  • A su vez, preocupa saber dar con las personas adecuadas (que cuenten con nuevas habilidades) y la dificultad para dirigir un equipo de manera virtual, porque puede dañar el ánimo del personal.
  • Hay que saber gestionar las modificaciones de los viajes, como las cancelaciones con poca antelación o el l aumento de las denegaciones de embarque.
  • Existe una inquietud por los costes de la inversión tecnológica, pues la digitalización será vital para desbloquear muchas oportunidades.
  • Necesitan garantizar el acceso a la totalidad del contenido para poder ofrecerlo a sus clientes.

Las soluciones para mejorar el crecimiento

En base a todo lo que hemos visto, el informe ha establecido algunos puntos clave para alcanzar la recuperación y alcanzar una estabilidad que vaya de la mano del éxito. Estas soluciones pasan por tres ejes, que son los siguientes:

Ofrecer más servicios y contenidos:

Como la diversificación hacia nuevas fuentes de ingresos es la principal opción para las TMC (69%), necesitan mejorar sus servicios y contenidos. Para empezar, es importante que se conviertan en una fuente única de información y fomentar el deber de diligencia del viajero.

También, tienen que vender más productos además de los vuelos, como alojamiento, billetes de tren, alquiler de automóviles, reuniones y otras opciones que sean interesantes para los clientes.

Mejor, si al mismo tiempo apuestan por herramientas de gestión y seguimiento de viajes sostenibles, como marca la tendencia. El viaje debe ser asimismo seguro en cuanto a medidas Covid se refiere y hay que apostar por los viajes de «Bleisure» (ocio y trabajo) y las workcations (vacaciones combinadas con trabajo).

Presentar una tecnología más inteligente y orientada al usuario:

Las TMC necesitan apostar por la tecnología para mejorar el servicio al cliente y seguir creciendo. Por ejemplo, conviene automatizar las tareas manuales para lograr más con menos personal. Así se optimizan los costes y se mejora la productividad. Por ello, hay que replantearse la estrategia informática general y, quizá, tercerizar la función de la tecnología de la información (TI).

Por supuesto, es necesaria una tecnología empresarial más inteligente y con mejores herramientas, como una plataforma de gestión de las relaciones con los clientes. A su vez, hay que trabajar con las aerolíneas para crear nuevos productos y asegurar el contenido a través de la Nueva Capacidad de Distribución (NDC,) de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés).

Desarrollar opciones estratégicas empresariales:

Para reiniciar la estrategia empresarial, es importante reestructurar el modelo de precios para adaptarse a la cancelación masiva de viajes. Hay que estar preparado ante esta perspectiva e introducir nuevos modelos de precios, como las tasas de gestión o suscripción.

Conviene al mismo tiempo buscar nuevos segmentos de clientes, como las pequeñas y medianas empresas. En esta apuesta, se puede ampliar la oferta, para incluir viajes de ocio, los marítimos o en alta mar y las reuniones y los eventos. Por último, el futuro parece venir lleno de compras y ventas entre compañías, pues un tercio de los encuestados se plantea la expansión, adquisición o fusión.

Replantearse la estrategia orientada a las personas:

En este punto, las TMC no se ponen de acuerdo, pues hay una clara división entre quienes quieren mantener la plantilla tal cual y los que esperan contratar de nuevo. Por eso, hay dos estrategias bien diferenciadas.

Por un lado, la de automatizar las tareas para reforzar el crecimiento. Este punto pasa por apostar por la robótica. Por otro lado, la búsqueda de nuevas competencias y habilidades en el negocio. Aquí entran en juego los nativos digitales y los expertos en tecnología, pero también los trabajadores con capacidad analítica e inteligencia empresarial.

En cualquier caso, el teletrabajo, sobre todo en modelo híbrido, ha llegado para quedarse, ya que se trata de una vía para reducir costes y contentar a los trabajadores. A su vez, permiten a las TMC la flexibilidad suficiente para introducir otros modelos de empleo, como los contratistas y los franquiciado

Un momento de cambio

En definitiva, el panorama se presenta lleno de retos que completar, pero con la mirada puesta hacia un futuro mejor. Por mucho que las TMC ya no estén en pleno crecimiento asegurado, hay esperanza en lo que está por venir.

Lo que está claro es que estamos en un momento de cambio que será determinante. Ahora más que nunca, es necesario estar alerta, observar y adaptarse. Porque el turismo de negocios para por la diversificación, pero también por saber aprovechar las nuevas oportunidades.

Imágenes cedidas: Miguel A. Amutio, Carlos Muza , bruce mars en Unsplash

2 COMENTARIOS