Las Islas Baleares apuestan por el turismo circular y sostenible

Las Islas Baleares apuestan por el turismo sostenible. En su intento de ser el primer destino circular del mundo, han presentado una nueva estrategia para este 2022. Al potenciar la seguridad y el cuidado del medioambiente, quieren crear un nuevo modelo, que mire hacia el futuro.

A través de la modificación de la Ley Turística, la presidenta de Islas Baleares, Francina Armengol, planea trazar una ruta hacia la transición energética en el sector. «Hemos iniciado un camino que no tiene vuelta», ha afirmado en el evento El Turismo del futuro. Estrategias y políticas, consecución de los objetivos de desarrollo sostenible.

Con la idea de asentar unas bases que definan lo que está por llegar, han empezado a trabajar en este proyecto. Son conscientes, eso sí, de que el reto climático es «mayúsculo», pero también consideran que su «oportunidad para afrontarlo es inaplazable».

«Por eso, seremos el primer destino que exigirá a las empresas tener planes de circularidad y seremos pioneros en definir la circularidad para este sector», ha recalcado la presidenta durante su paso por Fitur 2022, donde estuvo acompañada del conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo del Govern balear, Iago Negueruela.

Los trabajadores en el centro

El plan de las Islas Baleares para ser el primer destino circular cuenta con tres líneas de actuación: social, económica y medioambiental. Dicha intersección es necesaria para que la apuesta esté centrada también en las personas y no solo en el entorno.

Lo que persiguen es un modelo turístico sostenible por completo. Por tanto, tiene que tener en cuenta a los viajeros y a los propios habitantes de las islas. De cara a lograrlo, el archipiélago quiere convertirse en el destino que mejor protege a sus trabajadores con la ayuda de los Fondos Europeos.

A través de políticas pioneras que les protejan de subcontratas y que suban el convenio colectivo pretenden conseguir este cambio, que será clave en la transformación del sector en las islas. Si funciona, todos los empleados locales podrán vivir del turismo los 12 meses del año.

Un turismo circular y sostenible

En la parte medioambiental, plantean un turismo que permita cuidar el increíble entorno natural con el que cuentan. Tierra y mar serán claves en este apartado, pues son conscientes de que todos los paisajes hacen único al destino.

Entre las medidas que se tomarán, el conseller ha anunciado la prohibición de calderas de gasoil en instalaciones hoteleras y la medición de consumos energéticos y de agua. También, la exigencia de trazar productos alimenticios locales, que fomenten el consumo de cercanía.

Recuperando al cliente nacional

Uno de los factores que quieren reforzar es el turismo nacional, que en esta búsqueda de un destino circular tendrá un papel esencial. En especial ahora con la pandemia ha terminado desbancando a los clientes alemanes de la primera posición.

Es una buena noticia que, en la actualidad, Baleares haya logrado recuperar el 90% de los turistas nacionales perdidos en la pandemia. No solo eso, pues las cifras han alcanzado a los números que había en 2017. El objetivo ahora es consolidarse.

La vía para conseguirlo pasa por asentar esta tendencia a través del fomento de un turismo cualitativo. Será necesario valorar los grandes atractivos de la zona, desde su historia hasta su gastronomía, pasando por su cultura, los paisajes naturales y la calidad turística.

A su vez, la seguridad no puede dejarse de lado. Este requisito indispensable para el cliente de la actualidad marcará la diferencia. «Continuamos trabajando con todas las administraciones, además del sector privado, para que la actividad siga siendo segura», ha explicado Iago Negueruela sobre sus planes para que viajeros, trabajadores y residentes no corran riesgos.

Ahora que las Islas Baleares apuestan claramente por un turismo sostenible, tendremos que esperar para descubrir si este plan de acción es suficiente para lograr que se acaben convirtiendo en el primer destino circular del mundo.

Imágenes cedidas: Turismo Islas Baleares, Mateu Bennàssar, Sebastià Torrens

4 COMENTARIOS