El espejo es tendencia en el diseño interior

Entre el arte, la utilidad y los espejismos, la tendencia en el diseño del espacio interior pasa por el uso del espejo. Estos objetos que te devuelven la mirada siempre han sido muy interesantes para construir la estancia en un hotel. Pero el uso del reflejo va mucho más allá, ya que ofrece infinitas posibilidades.

Desde el Instituto Silestone han querido recopilar algunas de las más interesantes. Como explica Marisa Santamaría, investigadora y divulgadora de tendencias globales del diseño, el espejo «se replica a sí mismo desde perspectivas múltiples, como un caleidoscopio infinito».

Por este motivo, afirma que «el ser humano se mira a sí mismo en el espejo de la nueva arquitectura y el interiorismo». Para descubrir con mayor profundidad a qué se refiere, es necesario asomarse a las posibilidades que nos ofrece esta tendencia imperecedera.

Los 3 usos clave del espejo

Si adoptamos un punto de vista más pragmático, hay 3 maneras esenciales de emplear el espejo en el espacio interior. Debido a sus características, son muy interesantes para los hoteles. Es normal, ya que pueden realzar una estancia y hacer que resulte más atractiva para el huésped.

Teniendo esto en cuenta, en el Instituto Silestone consideran que tres de las ventajas más interesantes del espejo en el diseño interior son que:

1. Multiplican los espacios

Seguramente sea la respuesta más obvia que se nos viene a la mente, pero no por ello deja de ser cierto. Los espejos expanden la sensación del espacio, es una realidad. También inducen necesariamente a una mirada sobre nuestro semblante.

Buscar los efectos de la luz sobre el cristal, es un símbolo muy repetido desde siempre. La historia, la literatura o el arte nos ofrecen una visión muy diferente de su significado a través de los siglos, pero independientemente de esto, crean amplitud e iluminan las estancias.

2. Permiten realizar selfies espontáneos

El espejo como objeto de uso y disfrute diario es un alimento para la necesidad de mirarnos y reconocernos. Desde el mito de Narciso, asomado al espejo de las aguas tranquilas, hasta los selfies contemporáneos hay una clara línea de conexión.

Lo importante es su poder para captar la mirada y atraer el interés. El agua, el cristal de las vitrinas, las ventanas, los escaparates… todos funcionan como un espejo continuo en nuestro recorrido vital. Hay que saber aprovecharlos para crear espacios únicos que animen al cliente a inmortalizarse en ellos.

3. Aportan arte y diseño

Según el trabajo del arquitecto y profesor Fernando Moral Andrés, se puede trazar una semblanza de la obra del artista contemporáneo Alfredo Pirri y el reflejo humano. La razón es que los espejos en el diseño interior se convierten en «el único instrumento que redefine el lugar».

Con esta anécdota, se evidencia la conexión que tienen estos objetos reflectantes con la creación de espacios, también a un nivel más elevado, artístico o conceptual. Por tanto, resultan ideales para elevar el interiorismo del hotel, al apostar por la arquitectura.

6 ejemplos del espejo en el diseño y la arquitectura

Por supuesto, ya existen proyectos de diseño interior y arquitectura que aplican con maestrías estos puntos. Para servir de inspiración a los hoteles que quieran usar las superficies espejadas como eje de innovación, nada mejor que los siguientes ejemplos.

1. Espacios oníricos

La biblioteca de Chongqing Zhongshuge creada por el estudio X + Living ofrece un increíble efecto onírico mediante la superposición de estructuras y reflejos. Así, asombra, apabulla y juega con el tiempo.

Otro caso interesante es el del famoso diseñador español Gonzalo Miranda, cuyas lagunas infinitas generan efectos sensoriales inmediatos. Crean un deseo de mirar y estar que conecta directamente con el mundo de los sueños.

2. Autorretrato de la naturaleza

El famoso Tree Hotel en Suecia es tan peculiar por cómo se integran sus cabinas, diseñadas por Tham + Videgard Arkitekter, en la naturaleza. Esos cuadrados reflectores multiplican los efectos del bosque y las fachadas se transforman con la luz cambiante del día y la noche.

3. El bullicio del mercado en el espejo

La cubierta espejada del mercado Els Encants de Barcelona es otro ejemplo único. Diseñada por Fermín Vázquez y su equipo de b720, es capaz de reflejar desde las alturas el movimiento que se produce a diario en el interior del recinto, un rastro tradicional de la ciudad.

4. Cocinas selfie

Para los apartamentos modernos o de lujo, la cocina puede ser un espacio para innovar y experimentar. La manera de cocinar y de exponer los espacios domésticos con las superficies espejadas es una excentricidad que se ha convertido en originalidad recurrente. Una que conecta con nuestra necesidad de retratar la alimentación y de cautivar al huésped.

5. Otros materiales, otros espejos

Más allá del espejo tradicional en el diseño interior hay mucha vida. Por ejemplo, el mármol brillante, capaz de reflejar la luz y expandir el espacio, es una alternativa bien integrada en el espacio. Es lo que ofrece Silestone con sus superficies híbridas constituidas por minerales y materiales reciclados, elaborados con tecnologías avanzadas únicas y exclusivas HybriQ®.

6. Nuevos espejos y espejismos

En una vuelta a lo clásico, el espejo como objeto tradicional sigue estando en uso. Así, los espejos isométricos de German Ermics y la colección de Sabine Marcelis juegan con la iluminación, con el color y el movimiento. Mediante sus sutiles colores degradados, generan un efecto sensitivo muy sugerente.

Con este repaso, queda claro que el espacio es una tendencia en el espacio interior que todavía tiene mucho que ofrecer, ya sea como objeto singular o como concepto ampliado. En cualquier caso, su capacidad de atraer la mirada, favorecer la introspección y sorprender al cliente los hace una solución única para el hotel.

Imágenes cedidas: Suhyeon Choi en Unsplash, Jonas Jaeken, drmakete lab, Ramon Kagie

1 COMENTARIO