viajeros mediterráneo españa avión vuelos

La nueva ola de COVID-19 en España ha creado una gran incertidumbre en los turistas: el aumento de los brotes en las zonas más turísticas, y la reintroducción del toque de queda ha provocado que la demanda de viajes a España entre en un fuerte descenso, por tercera semana consecutiva.

La demanda de viajes a destinos españoles está en claro descenso y la tendencia negativa se consolida por tercera semana consecutiva: debido al empeoramiento de la situación sanitaria, el fantasma de una cuarta ola de COVID se concreta día a día y el gobierno español se ve obligado a reintroducir algunas medidas restrictivas.

El deseo de viajar ha disminuido definitivamente y en los últimos treinta días las búsquedas de vuelos han bajado significativamente, un 15,1%: esto supone unos 3,87 millones de búsquedas menos que en el último mes.

Hay que decir que el aumento de las infecciones y la propagación de la variante Delta preocupa a todos los países europeos, pero España sufre mucho más que sus competidores: sólo Grecia registra una contracción similar de la demanda, pero se detiene en el -11,3%, es decir, -1,62 millones de búsquedas.

Italia registró una contracción mucho menor de la demanda (-4,8%, o -861,4 mil búsquedas), mientras que Turquía perdió un -1,5% en los últimos treinta días (-173,4 mil), con un empeoramiento concentrado en las dos últimas semanas.

vuelos búsquedas

El país que mejor soportaba la crisis

España, hasta el momento, ha sido el país que mejor ha reaccionado a la reapertura estival, hasta el punto de que en el mes de mayo las intenciones de viaje crecieron de forma muy consistente y las búsquedas aumentaron un 78,0% respecto al mes anterior, y luego siguieron aumentando un 19,4% en el mes de junio: estamos hablando de cifras que todavía están muy lejos de los volúmenes pre-COVID, pero el comportamiento de la península fue prometedor.

El cambio de rumbo se produce desde el 24 de junio, cuando los turistas con intención de llegar a la península empezaron a descender paulatinamente, primero con una tasa media diaria del -0,6%, y luego empeorando en las dos últimas semanas hasta el -1,2%: es decir, unos 1,3 millones de búsquedas menos en 14 días.

La euforia de los viajeros se fue apagando poco a poco cuando la difusión de la nueva variante despertó el miedo de los turistas y se derrumbó cuando la situación sanitaria de algunos destinos turísticos conocidos (como las Islas Baleares y las Islas Canarias) empezó a deteriorarse.

Baleares, quien más lo sufre

Y es precisamente en Baleares donde se registra la contracción más importante de la demanda; de hecho, podría decirse que el comportamiento negativo del país está ligado casi en su totalidad a los acontecimientos del archipiélago: teniendo en cuenta que en los últimos treinta días España tiene 3,87 millones de búsquedas menos, los aeropuertos baleares han perdido unos buenos 2,06 millones (el 53% del total).

Debido a los numerosos brotes y al gran peso que tiene el destino en el tráfico aéreo de verano, el archipiélago balear es el destino que peor comportamiento ha registrado en los últimos treinta días: -28,1%. El aeropuerto de Mallorca y el de Ibiza son los que presentan una mayor variación porcentual negativa en España, -28,2% y -24,4% respectivamente. Menorca ocupa el cuarto lugar con una contracción del 31,5%.

Después de Baleares, el archipiélago canario perdió un 18,5%: principalmente disminuyeron las búsquedas de vuelos para Gran Canaria (-23,6%), Tenerife (-16,5%) y Lanzarote (-14,8%). Las otras regiones que registraron un descenso significativo son Cataluña (-11,2%), Andalucía (-9,8%) y la Comunidad de Madrid (-7,6%).

vuelos búsquedas

Imágenes cedidas: Dominik Scythe on Unsplash