El Hotel Sofraga de Ávila está ubicado en un antiguo palacio del siglo XVI, construido sobre edificaciones aún más antiguas

El estudio de arquitectura e interiorismo Requena y Plaza se ha encargado del proyecto de reforma del hotel Sofraga Palacio en Ávila, para su modernización en coherencia con las necesidades actuales de su clientela.

El proyecto fue adjudicado al estudio por parte de la propiedad del establecimiento, la cual tiene una alianza con la cadena hotelera Best Western Hotels & Resorts (BWH Hotel Group).

Este establecimiento está ubicado en un antiguo palacio del siglo XVI, construido sobre edificaciones aún más antiguas, habiéndose identificado muros que incluso provienen de la primitiva defensa de la ciudad. Situado en pleno centro histórico, el conjunto tenía carácter defensivo y durante generaciones perteneció a la familia de los Águila que, desde la Edad Media, ejerció notable influencia en Castilla.

La estructura actual es fruto de una rehabilitación del siglo XIX y hoy, después de unos meses en renovación, se puede decir que la construcción ha entrado en el siglo XXI.

Desde la reforma arquitectónica hasta la decoración

El trabajo realizado por Requena y Plaza ha abarcado desde la reforma arquitectónica del lugar, hasta la producción y suministro de elementos de decoración, mobiliario e iluminación.

Tras los trabajos realizados, se ha obtenido como resultado un hotel con especial encanto y elegancia en todas sus habitaciones y suites exclusivas, donde los visitantes y huéspedes podrán disfrutar no solo de la comodidad propia del hotel, sino también de un amplio y moderno equipamiento en todas las habitaciones, pues cuentan con Smart TV de 43 pulgadas con Chromecast, aire acondicionado, Wi-Fi gratuito, caja fuerte, cafetera automática y ropa de cama de alta calidad.

El imponente patio acristalado, los muros de sillería, el ladrillo castellano, los artesonados de madera y las impresionantes puertas correderas para diferenciar espacios, combinan a la perfección con los mármoles blancos y los distintos tonos “taupé”, que ejercen de frontera visual entre la piedra y las maderas antiguas, aportando serenidad y elegancia.

El conjunto se completa con eficientes luminarias led, y con azules cielo en las tapicerías de sillas y bajo platos del comedor. En los dormitorios, el rosa palo y el verde olivo aportan los puntos de luz al conjunto.

Y el restaurante Sofraga

Además de sus 27 lujosas y exclusivas estancias, este hotel boutique ofrece a sus huéspedes el Restaurante Sofraga, cuya decoración pone también en valor los vestigios romanos y combina con un moderno cerramiento para disfrutar del patio en todas las estaciones.

“Ha sido muy especial para nuestro equipo el tener la oportunidad de reformar un edificio con tanta historia. Este tipo de proyectos son muy interesantes y exigentes, puesto que nos exigen creatividad y soluciones innovadoras conservando la estética y elementos históricos que otorgan la singular personalidad singular del hotel. Darles una nueva vida a estos edificios es como aportar un eslabón más en la historia, hacía el futuro”, declara Juan Luis Requena, socio fundador de Requena y Plaza.