customer experiencia experiencia cliente marcas

Mientas el turismo se reactiva, la competencia por atraer al cliente es feroz. Captar esa demanda en alza pasa por ofrecer una experiencia de compra más personalizada y diferenciar la propuesta de valor de tu hotel.

Un programa de fidelización que inspire y convenza a tus clientes puede ayudarte a conseguirlo.

Mucho se habla del fidelización últimamente, y de la creciente necesidad de poner el foco en fidelizar a nuestros clientes.

Muchos hoteles y cadenas se llegan a bloquear a la hora de enfrentarse a este todavía desconocido reto.

Como señalan desde Roiback, todos los hoteles deben llevar a cabo algún tipo de estrategia de fidelización, sobre todo en escenarios post-Covid. Pero, ¿por qué?

1. Es una gran herramienta para apoyar tu venta directa

Es una de las mejores palancas para apoyar tu canal directo. Por un lado, un programa de fidelización te permite luchar contra las famosas (y temidas) disparidades de terceros. Ninguna OTA va a pedirte que le iguales las condiciones de tu programa de fidelización y no olvides que ellas también tienen el suyo propio.

Un descuento extra a los clientes que reserven directamente en tu canal directo será un buen incentivo para que se decanten por él, y sobra decir que tu canal siempre será el más rentable.

2. Ayuda al conocimiento de cliente

Un programa de fidelización ofrece a sus usuarios registrados una serie de descuentos o beneficios que potencian tu canal directo. A cambio de estas ventajas el usuario está dispuesto a compartir cierta información contigo (que le pedirás en el formulario de registro).

Y la información es poder. Conocer a tus clientes te ayudará a saber lo que quieren, a personalizar mucho más tus campañas de marketing y, en consecuencia, a ser mucho más eficiente.

3. Es hasta 10 veces más barato fidelizar un cliente que captar uno nuevo

Todos hemos llegado a interiorizar que es necesario un presupuesto específico para activar campañas en canales de marketing digital que nos permitan atraer tráfico cualificado a nuestra web, pero, ¿y después?

Si tu relación con los clientes acaba en el momento de la venta estarás perdiendo un potencial enorme. Mantener la relación con tus clientes hasta llegar a fidelizarlos hará que éstos vuelvan a ti cuando quieran volver a disfrutar de unas vacaciones.

Y eso siempre te va a resultar más barato que cualquier inversión en marketing.

4. El ticket medio de un cliente fidelizado es hasta un 20% mayor

Un cliente que ya te conoce y que confía en ti, en tu producto o servicio y en tu marca es mucho menos sensible al precio. Tanto, que sus tickets medios son hasta un 20% más elevados.

Aumentan estancias, son más propensos a reservar habitaciones y regímenes superiores y son, por norma general, más consumidores de servicios adicionales.

Ten en cuenta la Ley de Pareto: El 80% de tus ingresos vienen generados por el 20% de tus clientes. ¿Sabes quiénes son? Efectivamente, ¡tus clientes fidelizados!

5. Un cliente fidelizado es un embajador.

Llegar a convertir a tus clientes en clientes fidelizados hace que tengas prescriptores y embajadores de marca repartidos por todo el mundo.

La tecnología y los nuevos métodos de marketing son aliados fundamentales, pero el “boca a boca” sigue funcionando a la perfección y es la mejor publicidad con la que puedes contar.

Como dijo Walt Disney, “hazlo tan bien como para que vuelvan y, además, se traigan a sus amigos”.

Imágenes cedidas: Chuttersnap en Unsplash