diego calvo concept hotel group

Concept Hotel Group cuenta ya con siete hoteles en Ibiza y tiene la intención de seguir creciendo incluso fuera de la isla. Para Diego Calvo, ideólogo de estos hoteles conceptuales, el objetivo es que el huésped se olvide de dónde está y que viva una película para volver a casa con una historia que contar.

En marzo de este año, Concept Hotel Group recibió el premio Design & Experience en los Horeca New Business Model Awards 2021. Este premio viene a reconocer el trabajo, liderazgo y transformación de aquellas empresas que apuestan por la innovación en el sector hostelero.

En menos de diez años, esta cadena liderada por Diego Calvo se ha convertido en todo un referente de diseño disruptivo y color, ya no solo en Ibiza, sino en toda España. De hecho, en esta entrevista anuncia que muy pronto darán el salto a la península y lo harán en ciudades como Madrid o Barcelona.

—Concept Hotel Group se hace grande en el sector hotelero. ¿Esperabas tanto éxito cuando arrancaste este negocio hace aún menos de diez años?

—La verdad es que siempre soñé con hacer algo como lo que estamos haciendo en Concept: hoteles con alma, con un diseño cuidado al detalle y con un concepto diferente, que rompiera moldes. Pero sobre todo quería hacer algo divertido, donde la gente disfrutase. Creo que lo hemos conseguido y ese es el mayor éxito que podía esperar.

—¿Qué aporta una cadena como Concept Hotel a una isla como Ibiza? ¿Has pensado trasladar el modelo fuera de la isla?

—Creo que aportamos el toque de color (risas). Pensamos tanto en el cliente que se aloja con nosotros como en el local; tenemos una agenda cultural pensada para todo aquel que se quiera acercar a una exposición de arte o nuestro ciclo de conciertos en directo, entre muchas otras opciones. El cliente de fuera del hotel es importante y nos centramos mucho en generar un contenido cultural atractivo. En cuanto a salir de la isla, te puedo adelantar que tenemos ya desarrollada una marca de ciudad; se llamará Mítico y pronto aterrizará en ciudades como Madrid o Barcelona.

grand paradiso concept hotel group

—¿Es el momento de apostar por hoteles conceptuales, personalizados y lejos de la estandarización?

—En mi opinión, siempre hay que aportar un valor extra. Hay que encontrar eso que te hace diferente, potenciarlo al máximo y ofrecérselo al cliente. Hay que poner ADN y pasión en los productos, porque si no… se quedan en eso. Nadie recuerda un simple producto: la gente recuerda las experiencias y los elementos diferenciadores que se encuentran durante la estancia.

—Esta cadena está muy vinculada a las artes: la música y el cine, principalmente. ¿Son buenos reclamos para llegar al público?

—El cine y la música son dos de mis grandes pasiones y tenían que estar entre los pilares de Concept. Crecemos de la mano de esas películas que nos marcaron, de esas canciones que te transportan a un lugar o a una persona. No se me ocurre mejor reclamo que llegar al cliente a través de la enciclopedia de emociones más grande que existe (risas). Nuestros hoteles quieren ser la película que nunca te cansas de ver; la canción que no quieres dejar de escuchar.

—¿Cómo preparas o diseñas el nacimiento de un nuevo hotel? ¿Primero hay que escribir una historia y a partir de ahí ir a ver al arquitecto, al diseñador y al interiorista?

—Desde que tenemos una idea hasta que se materializa, pasamos por la elaboración de un briefing conceptual muy extenso donde se describe todo al detalle. Después se lo trasladamos por un lado a nuestro estudio de interiorismo de cabecera, Ilmio Design, y por otro al estudio Marcos Torres, y ellos se encargan de hacerlo realidad. Yo me implico mucho en los detalles, tanto conceptuales como de interiorismo, y trabajamos codo con codo para que el resultado sea exactamente el que tenemos en la cabeza.

grand paradiso concept hotel group

—¿Está destinado Concept Hotel a viajeros más jóvenes o hay guiños a todo tipo de segmentos?

—Creo que Concept es para todo tipo de adultos. Tenemos público joven, pero también hay un segmento más mayor que fideliza y siempre repite con nosotros. No estamos centrados en un público concreto, pero sí nos gusta dirigirnos al cliente en su mayoría cosmopolita que le interesa la música, la moda, el arte, el cine o el diseño y que se deja llevar y disfruta al máximo de la experiencia.

—Intuyo que la mayoría de los viajeros que llegan a vuestros hoteles ya os conoce de antemano. ¿Qué estrategias lleváis a cabo para que os conozcan y elijan por encima de la competencia?

—Nos suelen buscar por nombre de hotel y eso es muy positivo porque ya indica el posicionamiento de la marca. La diferenciación es nuestra máxima y eso es lo que ofrecemos: Un estudio de tatus, un concierto de rock al aire libre, una exposición de arte, una boda express en una capilla… Locuras, básicamente.

—Vuestra presencia online es muy activa. Además, hacéis mucho más que hablar de vuestros hoteles…

—La verdad que somos proactivos en online. Acabamos de lanzar unas webs nuevas que se asemejan más a la de una marca de moda que a la web de un grupo hotelero. Cada viernes lanzamos un boletín que se divide en tres secciones: el ‘Stories we tell’, donde contamos historias de las cosas que nos apasionan: un día puede salir un artículo de un ilustrador, otro de un documental y otro de una banda, es una sección cero corporativa; el ‘Make it great’, que son paquetes cachondos que ofrecemos para llevar la experiencia de la estancia a otro nivel ya sea con un tour en Mustang, una boda en una capilla o una juerga en nuestra play room entre muchas otras opciones; y la tercera sección es ‘Playtime’, donde informamos de los eventos de nuestra agenda cultural.

—¿Pesa más la reserva directa en Concept Hotel que la que llega a través de otras u otros intermediarios?

—Cada año crecemos en cuota de mercado en cuanto a volumen de venta de directa frente a intermediarios. Todavía falta mucho recorrido pero estamos en el camino para hacerlo. Se trata sobre todo de hacer marca.

grand paradiso concept hotel group

Imágenes cedidas: Diego Cavlo. Foto: JP Bonino

1 COMENTARIO