ciberseguridad hoteles hackers mcafee

Uno de los impactos positivos de la pandemia del COVID-19 está siendo la digitalización del tejido empresarial español. Pero también tiene su parte negativa: Según el informe sobre Amenazas Globales, los ciberataques están aumentando un 300% desde 2020. Como consecuencia, el 40% de las empresas españolas ya ha sufrido un ataque cibernético. Aun así, España está por debajo de países como Estados Unidos (58% de las compañías estadounidenses atacadas) o Francia (60%).

Gran demanda laboral

Debido a esta línea creciente, Deusto Formación subraya la oportunidad laboral que supone para profesionales relacionados con la ciberseguridad. De hecho, según datos del Consorcio Anual Certificación de Seguridad de Sistemas de Información (ISC), España tiene actualmente 122.000 profesionales en el sector de la seguridad informática, pero necesita 29.000 personas más para cubrir la demanda: “Esto supone una brecha de talento del 24%, lo que lo convierte en el sector con mejores perspectivas laborales”, defienden fuentes de Deusto Formación.

Por su parte, Francia demanda 27.000 trabajadores, Alemania 61.000, y Estados Unidos, 360.000 profesionales. “La ciberseguridad, como parte del sector tecnológico, es una industria con gran movilidad”, aclaran desde Deusto Formación “y las compañías estadounidenses suelen captar talento extranjero para cubrir su demanda”.

Los ciberataques más comunes

Los ciberataques que más proliferaron durante los primeros meses de la pandemia de COVID-19 fueron los incidentes con ransomware, un tipo de software dañino. Una vez que ha entrado en el ordenador, puede tomar su control, monitorear las acciones y pulsaciones de las teclas, como también enviar datos confidenciales a la base de origen del atacante.

Los ciberdelincuentes exigen rescates a sus víctimas a cambio de devolver los servidores a la normalidad, por eso el ransomware se ha convertido en su arma favorita. Algunas de las empresas españolas atacadas con software malicioso fueron: Everis, Prosegur, SegurCaixa Adeslas, Mapfre, Adif y recientemente el Servicio de Empleo (SEPE).

El sector hotelero tampoco se libra, y cada vez son más las cadenas que sufren este tipo de ciberataques. Y es que junto al sector financiero, el hotelero es uno de los más atractivos para estos ciberdelincuentes, por la cantidad de datos que se manejan.

Imágenes cedidas: Shutterstock.com