viajes futuro esperanza ilusión viajeros

Después de un año de sombras, parece que se va atisbando la luz al final del túnel en el ámbito turístico. Esa es una de las conclusiones del Barómetro Turístico de Braintrust, que ha dejado claro que el viajero español volverá a ser fundamental este verano.

Los turistas nacionales supondrán un 77% del peso total de la afluencia de turistas a nuestros destinos. Esto, siempre que se cumplan los planes del gobierno español de tener inmunidad de grupo de cara a la temporada estival. Además, el ahorro generado durante estos meses por las restricciones, junto a la mayor libertad de movilidad, hará que se disparen las reservas.

Por su parte, el turismo internacional ganaría peso en 2021 con una estimación del 50% de viajeros extranjeros sobre los niveles pre-pandemia. Esto se traduce en un aumento del peso total hasta el 23%. Este porcentaje variará en función del ritmo de los programas de vacunación de los ciudadanos y la desescalada entre los países.

Son cifras similares a las que se vivieron en 2020, en el que el turismo nacional fue el 84% sobre el total de viajes frente al 16% del turismo extranjero. En años anteriores la relación era de 68% nacionales y 32% internacionales.

Continúan las tendencias turísticas que aparecieron a raíz de la pandemia

El Barómetro de Brainstrust confirma que las nuevas preferencias en cuanto a viajes llegadas con la pandemia se van a quedar. La consultora adelanta que los españoles seguirán prefiriendo destinos apartados y de naturaleza. Como consecuencia, nos alojaremos en hoteles pequeños y rurales y optaremos por viajar en coche propio.

La playa obtiene un 55% y la montaña un 41%, datos más altos que los destinos urbanos, que siguen estancados por debajo el 25%. Por otro lado, destaca el incremento del uso de las segundas viviendas, que llegan casi al 21%.

El informe subraya que las ciudades pequeñas enmarcadas en espacios naturales serán las grandes triunfadoras de la próxima temporada. Especialmente si cuentan con experiencias complementarias relacionadas con la gastronomía, el deporte o el bienestar.

«El modelo turístico debe evolucionar para mostrar no solo el sol y playa, sino la rica y vasta oferta de los destinos españoles en su conjunto», asegura José Manuel Brell, codirector del Barómetro. «Este turista español, sobre quien el sector tiene las esperanzas puestas para la temporada de verano, y además el internacional, en la medida en que las restricciones de movilidad se vayan flexibilizando, volverá a viajar como antes pero con el aprendizaje tras la pandemia de que los viajes son un artículo de necesidad, que hay que valorar y saborear», continúa explicando.

La sostenibilidad económica de las CCAA según la estacionalidad del turismo

En su análisis, Braintrust ha elaborado un índice de estacionalidad del turista nacional y su gasto por comunidad autónoma. El objetivo de este es identificar aquellos lugares de España con mayor recorrido en la sostenibilidad económica y la empleabilidad.

Así, se observa cómo Baleares, Asturias, Comunidad Valenciana, Cantabria, Galicia, Andalucía y Murcia son las que tienen un mayor índice de estacionalidad. Esto refleja que el gasto que reciben no se reparte a lo largo de los meses del año, por lo que el modelo de sostenibilidad económica es mejorable.

Por el contrario, Madrid, Castilla-la Mancha, País Vasco, Aragón, Navarra y Cataluña sí que consiguen recibir un gasto más similar mes a mes. De este modo, no dependen tanto de la masificación y concentración de sus visitas para sostener su infraestructura económica.

estacionalidad braintrust

Imágenes cedidas: Pablo Heimplatz en Unsplash

3 COMENTARIOS