gastronomía hotelera F&B inversión consultoría

Como ya es sabido, y esperado, la UE ha preparado un paquete global de fondos para contribuir a la reconstrucción europea y apoyar la inversión en transición ecológica y digital. A estas alturas ya toca plantear qué estrategia seguir para adaptarse a la transición que exige Europa para acceder al fondo y cómo identificar dónde se debe invertir para adaptarse al progreso.

En la Bolsa, de la que dicen que siempre anticipa la evolución de la economía real y que inicia las tendencias ascendentes antes de que estas comiencen a despegar, hay una corriente denominada Contrarian investing que se basa precisamente en esto, en invertir en empresas que, a causa de alguna circunstancia se encuentran en niveles bajos de cotización, pero que tienen fundamentos muy sólidos para salir reforzados más adelante.

En el mercado del F&B corren tiempos idóneos para invertir a la contraria. Son momentos en las que el F&B requiere objetivos claros, precisa paciencia en la búsqueda de las rentabilidades rápidas y exige tenacidad para alejarse de la imprudencia.

Warren Buffet declaraba en el discurso “The superinvestors of Graham and Doddsville”, que no es una mera coincidencia que el persistente empleo de la filosofía de inversión del value investing consiga resultados extraordinarios. Para Charlie Munger, socio de Buffet, lo fundamental en el value investing es tener visión para reconocer buenos negocios, el coraje para actuar y paciencia para esperar el momento adecuado para vender.

Una de las lecciones vitales de mi trayectoria profesional consiste en no esperar a que las cosas sucedan. Hace meses que estoy haciendo value investing, tanto en los tres proyectos propios que he abierto en lo que llevamos de 2021, como en el F&B de varias cadenas hosteleras a las que estoy asesorando. Los resultados son ilusionantes, estamos innovando, implementando estrategias de gestión inteligente y transformando los viejos conceptos en nuevos modelos sostenibles que serán clave para adaptarse al futuro de la hostelería.

ginkgo restaurante

Invertir en F&B es como hacerlo en la Bolsa: si no se confía en un buen especialista se acaba palmando pasta

Nadie en su sano juicio pondría su dinero en manos de un inexperto o incompetente para invertir en la bolsa. En cambio, muchas empresas que actualmente deberían estar contando con profesionales experimentados en gestión y gobernanza para reinventar sus modelos de negocio, reconducir sus estrategias y tratar de conquistar y reconquistar la confianza de los clientes, dejan el F&B huérfano de especialistas y/o depositan en manos incapaces la responsabilidad de su gestión, su dinero y sus clientes.

El pánico a entrar en pérdidas ha provocado la paralización de rebaño en un mercado en el que ya se empiezan a ver como muchas empresas se van quedando atrás, por su falta de visión para hacer Value Investing y por su incapacidad para evitar descolgarse de un mercado cada vez más evolucionado, especializado, digitalizado y sostenible.

Por lo que respecta a los profesionales, no solo tenemos la obligación de conseguir que las plantillas aumenten la eficiencia para mitigar los efectos que la ausencia de volumen causará sobre las rentabilidades en los próximos años, sino que también estamos obligados a situar la sostenibilidad, la innovación y la gastronomía en el centro de todas las decisiones estratégicas para que nuestras empresas puedan acceder a los fondos de la UE y engancharse a unos clientes hipersensibilizados.

Sostenibilidad, Innovación y Conocimiento: Valores estratégicos para la nueva hostelería

El artículo “El restaurante del futuro” de Deloitte muestra los puntos clave en los futuros restaurantes. El análisis indica que los hábitos de consumo no volverán a ser los mismos, y que las claves son tres: digitalización, comodidad y seguridad.

Al inicio del confinamiento, el Club Top F&B, del que me enorgullece ser fundador y miembro, fue pionero celebrando una primera mesa redonda virtual. En ella se abordaron las claves para salir vivo de esta crisis. En dicha mesa, defendí la necesidad de innovar para que las empresas no se quedaran fuera del nuevo mercado. ¡Con la que está cayendo y cómo se puede decir que hay que invertir!, escribieron muchos en el chat en aquel momento.

Hoy ya es un hecho que muchas empresas están siguiendo una estrategia contrarían investing para adaptarse y adoptar nuevos cambios en las operaciones de F&B, que básicamente son dos: inversión e innovación.

En referencia a los cambios adoptados, la inversión en la digitalización ya está claro, y es que la tecnología es un básico, y la gran aliada para el F&B. Tal y como el informe de Deloitte explica, la experiencia de usuario debe volcarse en favor de la usabilidad y de la creación de relaciones con el cliente, obteniendo pues, datos y resultados del consumidor tanto a nivel de producto ofertado, como de servicio ofrecido, que nos permitan hacer un análisis global.

Inversiones necesarias, útiles y valiosas para el F&B

En “The Conversation”, una red social de medios de comunicación sin ánimo de lucro en la que académicos e investigadores escriben sus publicaciones, he podido leer un artículo muy interesante que lleva por título “El futuro del turismo: inteligente, digital y sostenible”.

En dicho artículo se expone que, aunque han sido numerosas las crisis que ha vivido el sector, la más virulenta y larga de todas ha sido la crisis actual del Covid-19, hecho que ha llevado a los profesionales del sector a preguntarse ¿cómo se puede salvar el sector? Probablemente, y siguiendo una de las frases más conocidas del escritor Miguel de Unamuno, “el progreso consiste en renovarse”, el turismo se salve mediante una renovación.

Seguro que la actividad acabará volviendo, pero para que esto suceda es imprescindible que se produzca un cambio en la forma de gestionar las empresas. El elevado volumen de información que ahora dispone el cliente obliga a la personalización de los servicios recibidos.

Paradores lanza una nueva línea de restaurantes

Instalaciones, Operaciones, Innovación y conocimiento: las Inversiones Necesarias

Debido al aumento de la importancia de la experiencia del cliente, es preciso que se replanteen todos los procesos que intervienen en la misma, desde el momento en el que busca información acerca del destino o establecimiento, hasta los momentos que está disfrutando del mismo y los posteriores a la vivencia. Así pues, en la adaptación, la innovación y en la profesionalidad del F&B radica la clave para identificar las tres inversiones necesarias que se deben afrontar para construir un presente viable y reconstruir un futuro rentable.

En consecuencia hay que invertir en:

  1. En la actualización de las instalaciones y en herramientas que ayuden a mejorar las operaciones y permitan adaptarlas a las nuevas demandas del mercado postpandémico.
  2. Hay que invertir en innovación para mejorar las planificaciones, lograr que sean menos espontáneas y conseguir aumentar las rentabilidades.
  3. Hay que invertir en conocimiento para subir el grado de profesionalización de las plantillas actuales. Se debe apostar por mentorizar y empoderar adecuadamente a los equipos, implementando una estrategia formativa a la medida de un nuevo  F&B “de especialidad”, con acciones personalizadas en base a la propia propuesta gastronómica, impartidas por auténticos expertos-especialistas en la materia y orientadas a aumentar la eficiencia y la fidelización de los clientes, a mejorar la reputación de la marca y su penetración en el nuevo mercado digital.

Inteligencia y transformación digital: Las inversiones útiles

Una vez realizadas las inversiones necesarias, el reto pasa por evolucionar el F&B, digitalizarlo para seguir evolucionando de un concepto necesario, que simplemente ofrece servicios, a un concepto útil que contribuye a cubrir las expectativas de los clientes. Para ello es importante invertir en nuevos sistemas de inteligencia y big data. Inversiones que se orientan a conseguir evaluar y analizar los datos de forma continua y a tiempo real para mejorar las respuestas que se ofrecen a los clientes, internos y externos.

Podemos resumir la inteligencia en la comprensión del cliente y sus necesidades, y que además le hace partícipe para lograr que su experiencia de usuario sea satisfactoria. A tal efecto, si queremos que nuestro modelo de F&B sea útil, deberemos contemplar, como mínimo, las siguientes tres inversiones:

  1. Se debe invertir tecnología que permita agilizar, abrir y facilitar los procesos de reservas online para dar respuesta a un nuevo consumidor que odia las esperas y exige seguridad. No olvidemos que la venta interna de última hora se postula como una de las tendencias del mercado y obliga a tener una cultura de cliente mucho más activa.
  2. Se debe invertir en un ecosistema de gestión actualizado y especializado en F&B para poder obtener en un solo clic toda la información e indicadores clave que antes llevaba días de elaborar.  Para ello se necita poder acceder a tiempo real a la información que proporcionan los terminales de venta, para diseñar las operaciones, e integrar fuentes de información externas que impactan en la operativa, como por ejemplo la climatología, eventos días festivos, etc., para poder predecir la demanda y, en consecuencia, el consumo.
  3. Se debe invertir en herramientas que permiten la compra y venta de productos y servicios a través de internet.  Los clientes ya demandan poder pagar como les sea más conveniente y cómodo para ellos. Para actualizarse es muy importante implementar los cada vez más populares modelos de pago como Paypal, Bizum, sms, correo, Zelty (una aplicación de software gratuita que permite a los clientes consumir y pagar su pedido desde su teléfono inteligente), etc.

turista chino pago con móvil

Sostenibilidad, gastronomía autentica e inclusión del sector primario: Las inversiones valiosas

La gran mayoría de las personas ha optado por alimentar su felicidad llevando estilos de vida más saludables, reemplazando cualquier hábito de alimentación y bebida poco saludable y exigiendo mayor calidad en el producto y responsabilidad en el consumo para generar un turismo responsable.

La renovación del sector turístico debe pasar por transformar el F&B posicionando la gastronomía como la principal palanca de cambio para conseguir impulsar la sostenibilidad en las empresas.

En este sentido el gobierno de España está diseñando una estrategia de turismo sostenible con la que se pretende que en 2030 se puedan impulsar los tres pilares básicos en cuestiones de sostenibilidad: socioeconómico, medioambiental y territorial.

Además, para impulsar la recuperación del sector, el gobierno ha desarrollado el Plan para la Modernización y Competitividad del Sector Turístico, que cuenta con una inversión de 3.400 millones de euros y que se estima que tendrá un impacto de unos 44.000 millones.

La transformación del modelo hacia la sostenibilidad es uno de los cinco ámbitos que plan contempla y sirve de ejemplo para identificar las inversiones que deberían plantearse las empresas en su transitar de un F&B útil, que ofrece servicios para cubrir las expectativas del cliente, a un F&B valioso, que despierta emociones, fideliza y convierte cliente satisfechos en embajadores de la marca y el destino.

Los otros cuatro son: la modernización del ecosistema, la apuesta por la digitalización, la estrategia de resiliencia para territorios extrapeninsulares  y las actuaciones especiales en el ámbito de la competitividad.

Quién empieza y cómo decidir dónde hay que invertir en el F&B

Lo primero que debemos tener claro es que, como en la bolsa, no cualquiera es capaz de identificar cuáles son los valores de F&B en los que hay que invertir para que la empresa no se quede atrás.

Hay que contar con el especialista de la casa que, además de saber analizar los valores en los que se debe invertir, debe tener el conocimiento y la experiencia para planificar la estrategia más adecuada para que no les “pille el toro” cuando el mercado dé el pistoletazo de salida. En este sentido la empresa, y como pasa en la bolsa, tiene que ser consciente de que es posible que las medidas adoptadas se deban mantener durante bastante tiempo para que se materialice ese beneficio potencial que espera obtener.

Es posible que en su empresa no cuenten con un especialista o que su F&B precise un refuerzo para lo que se le va venir encima. Actualmente, en el mercado existen un montón de opciones para contratar externos, con un buen conocimiento del mercado, que podrán ayudarle a identificar cuáles son los valores de innovación en su empresa,  y  recuerde que, si no sabe dónde acudir para seleccionar el profesional adecuado, puede dirigirse al Club Top F&B y con mucho gusto le recomendaremos las mejores opciones para sus necesidades.

Barcelona Culinary Hub

Ya toca ser optimista para el F&B de calidad

En mi misma línea de optimismo se encuentra el informe “Monitoring Sentiment for Domestic and Intra-European Travel”. Elaborado por la European Travel Commission (ETC) para medir las motivaciones de los viajeros, analiza diez mercados de origen europeo de gran volumen.

El documento indica que el 52% de los europeos planea viajar en los próximos seis meses. Este dato supone un aumento del 5% en relación con los resultados de noviembre de 2020. Además, los estrictos protocolos tecnológicos de salud y seguridad implantados incrementan la confianza en los viajes.

Para concluir, el informe considera relevante modificar la actitud y concienciación de las empresas hacia la transformación en el contexto turístico. Aunque existen algunas organizaciones que están adaptadas, muchas empresas van a necesitar más que valentía para adaptarse al progreso.

En cualquier caso, da la impresión que el F&B puede ser la solución para salvar el turismo si se pone el foco en la Innovación, la gestión inteligente y la transformación de los modelos actuales en conceptos sustentables, más sencillos y más eficientes.

Imágenes cedidas: Jay Wennington on Unsplash, Shutterstock.com