me dubai melia

La cadena hotelera Meliá ha declarado pérdida de 425,9 millones de euros si bien mantiene su liquidez y resilencia frente a una caída de ingresos del 79,7%. Así lo afirma en el informe de resultados de la compañía del año 2020.

Aun con todo, Meliá logró atenuar la caída del Ebitda mediante su plan de contingencia, logrando reducir un 50,6% sus gastos de explotación, excluyendo deterioros.

Liderazgo digital

Asimismo, el liderazgo digital en el periodo (con más de un 51% de las ventas realizadas vía melia.com desde el inicio de la pandemia) le permitió aflorar ventajas competitivas en ocupaciones y tarifas, flexibilidad comercial, seguridad sanitaria, fidelidad y relación con el cliente.

La hotelera registra a su vez en el primer trimestre una positiva evolución de las reservas en el Caribe, que podría anticipar un verano de cierta normalidad en destinos como México y la República Dominicana.

La eficaz campaña de vacunación y la reapertura del Reino Unido a partir de mayo reactivan las reservas para el segundo semestre, evidenciando la importante demanda contenida.

En conclusión, Los resultados de Meliá en el ejercicio 2020 confirman la gravedad del impacto de la pandemia Covid-19 sobre las empresas turísticas, haciendo imposible su comparativa con ejercicios precedentes.

A ese plan de contingencia se suma el ahorro de 37 millones de euros entre condonación y aplazamientos en alquileres, gracias a la negociación con las propiedades.

Pero, con todo, la compañía ingresó 528,4 millones hasta diciembre, que representa un descenso de -70,7% frente al ejercicio anterior. La tendencia positiva del 2019 se mantuvo durante los dos primeros meses del año, truncándose a partir de marzo ante la mayor crisis sanitaria, económica y social nunca vista en tiempos de paz.

En conjunto, la ocupación media registrada en 2020 por la compañía fue del 34,9%, sobre un portfolio medio de hoteles abiertos en el ejercicio del 46%.

meliá caribe

Fortalezas del negocio

La compañía busca afianzarse, con vistas a la recuperación, en su liderazgo en el segmento vacacional (que representa el 60% de sus hoteles y genera el 70% del Beneficio Operativo del Grupo), segmento que, según todas las estimaciones sobre la demanda, se recuperará antes que el de los hoteles urbanos.

Apoyado en la demanda contenida de españoles, británicos, alemanes y franceses, el segmento vacacional de “sol y playa” sería el primero en recuperarse para España y otros destinos de corta y media distancia, como parece indicar la respuesta de un mercado como UK ante el anuncio de la próxima apertura de sus fronteras.

Los viajes de larga distancia tardarán unos meses más en recuperarse, al igual que los hoteles urbanos, muy sustentados en la demanda de negocios y MICE, que serán los más afectados a corto plazo.

La digitalización se consolida como una gran ventaja competitiva, generando el canal melia.com más del 51% de las ventas del Grupo durante los meses de pandemia (abril a diciembre), y con un 83% de los ingresos totales del canal realizados por clientes de su programa de fidelización, MeliaRewards.

Ello le permitió también adecuarse de manera flexible a la demanda y mantener su apuesta por preservar la tarifa media, un esfuerzo que se refleja en la evolución del RevPAR (Ingreso Medio por Habitación Disponible), cuya caída se atribuye en más de un 80% al descenso de ocupación debido a la COVID, y en mucha menor medida, a la bajada de precio.

melia-rebranding-ibiza-innside
Innside by Meliá Ibiza

Fortaleza digital y sostenibilidad

Esta fortaleza digital, con un Sistema Central de Reservas (CRS) y un channel manager con más de 15 canales integrados, le han permitido reforzar esta línea de negocio, siendo el último ejemplo de ello, la firma de un acuerdo de servicios de plataforma tecnológica de distribución, con el grupo hotelero español Paradores.

Por último, el compromiso con la sostenibilidad, fortalecido durante las difíciles circunstancias vividas en 2020, ha permitido a Meliá Hotels International ser reconocida por tercer año consecutivo, como una de las compañías hoteleras líderes en sostenibilidad a nivel mundial, ocupando la segunda posición en la industria turística global en el 2020 Corporate Sustainability Assessment, una evaluación realizada por S&P Global anualmente y que ha distinguido a la compañía en la categoría de Silver Class en su Anuario de Sostenibilidad 2021.

En materia laboral centró sus esfuerzos en preservar al máximo posible el empleo, el bienestar y la seguridad de sus empleados, y potenciar el teletrabajo, la formación on-line (con más de 500.000 horas de formación impartidas) y el trabajo colaborativo.

En el área medioambiental, la compañía continuó avanzando en la integración de la sostenibilidad en la gestión, reduciendo más de un 50% sus emisiones, e incrementando el portfolio dotado de suministro de energía verde hasta el 61% (+12 puntos), y el porcentaje de residuos reciclados hasta el 61,5 (+4,8pp). La compañía estima en 11Mn€ la inversión realizada contra el cambio climático en el año 2020.

meliá sostenibilidad

La peor crisis de la historia de la cadena

Gabril Escarrer, vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de Meliá, reconoce que 2020 no se parece a nada de lo que han vivido en sus 65 años de historia.

“Los resultados de 2020 nos muestran cómo, a pesar de la importante pérdida de valor producida, hemos conseguido atenuar los peores impactos de la pandemia, tanto en el plano financiero, como en el operativo y el de las personas, haciendo valer nuestras grandes fortalezas y maximizando nuestra capacidad para aprovechar la fuerte recuperación que, según los datos más recientes, podría emprender el sector del turismo -y muy especialmente el segmento vacacional- en el segundo o tercer trimestre del año, a medida que se vaya normalizando la situación sanitaria”, concluye.

Infografía

infografía resultados meliá