Félix Martí Resuinsa

Este año ha sido muy duro para el sector turístico. También para Resuinsa, una empresa que tiene a hoteles y restaurantes entre sus principales cliente. Félix Martí, CEO de la compañía, analiza en esta entrevista la complicada situación vivida, pero también los duros meses que quedan por vivir.

—Echando la vista atrás, ¿Qué ha supuesto para el turismo el año 2020?

—Sin lugar a dudas, ha sido el año más difícil de la historia de este sector. Casi de un día para otro, la pandemia llevó al turismo mundial a su completa paralización. Millones de personas perdieron la oportunidad de explorar lugares diferentes y conocer culturas distintas. Y como consecuencia, el mundo perdió las oportunidades que brinda el turismo de crear empleo, apoyar a las empresas, impulsar el desarrollo y proteger todo aquello que nos incita a viajar para descubrirlo.

—Y para Resuinsa, ¿cómo ha sido este último ejercicio?

—En un año cualquiera y siguiendo nuestra trayectoria, a estas alturas estaríamos dando unos resultados económicos muy positivos, pero evidentemente la realidad en la que nos encontramos es otra. Cerramos el 2019 con unas ventas por encima de 45 millones de euros, si bien el año 2020 ha supuesto una caída del 60% de las ventas, por lo que una parte de la plantilla está en ERTE. En conclusión, Resuinsa se ha visto afectada dramáticamente por la crisis sanitaria.

Si nos remontamos al mes de marzo, ante el cierre total de la hostelería, centramos nuestros esfuerzos en ayudar al sistema sanitario: mascarillas y todo tipo de artículos textiles salían a diario de nuestras instalaciones en forma de donaciones para hospitales y residencias. Los siguientes meses seguimos trabajando, sin abandonar nuestros proyectos de I+D+i ni el largo camino recorrido en el ámbito de la sostenibilidad, desarrollando nuevos productos para ayudar a la hostelería en sus nuevos protocolos higiénico-sanitarios.

En el mes de junio, comenzó una tímida reapertura que fue en aumento, nuestras esperanzas se vieron incrementadas, hasta que en la segunda quincena de julio se produjo de nuevo el desplome. A pesar de todo, en Resuinsa seguimos dando el servicio a cualquier cliente que lo necesitó, optamos por esta opción porque siempre hemos estado al lado de la hostelería, y aunque llevamos una línea sociosanitaria, nunca hemos perdido de vista que Resuinsa siempre ha sido una empresa por y para el hotelero. Nuestro compromiso con el sector va más allá de lo profesional.

—Para una empresa que vende en más de 130 países, ¿cómo le ha afectado la pandemia a nivel internacional?

—El turismo supone un alto porcentaje de ingresos a nivel internacional, siendo en muchos países casi su única fuente de ingresos. Esto ha supuesto una crisis globalizada donde todas las economías se han visto afectadas por el coronavirus.

Pero sí que es cierto que no ha afectado a todos los países por igual, ni la recuperación del sector está siendo al mismo ritmo en todas las zonas. Por ejemplo, llevamos desde septiembre detectando “brotes verdes” en algunas partes del mundo como Caribe o USA, algunos clientes nos han solicitado reposiciones e incluso hemos tenido algún pedido de inauguración, que hemos celebrado como cuando recibimos el primer pedido hace ya casi 45 años.

—Con la mirada en 2021, ¿cómo ve la recuperación?

—El panorama para 2021 no puede presentarse más negro, tanto para el sector como para Resuinsa. La temporada de invierno y de Semana Santa la damos ya por perdida, y no sabemos qué va a pasar el próximo verano.

Lo que resulta incomprensible es que nuestro sector, con el peso que tiene sobre la economía española (el 12,4% del PIB en 2019) no esté recibiendo ayudas. La clase política no se plantea la recuperación ni se preocupa por ninguno de nosotros, no nos han bajado, condonado o retrasado ningún impuesto, somos los grandes olvidados de esta pandemia. España es la segunda potencia del mundo en turismo por sus profesionales y empresas que han sabido reinventare para salir adelante con sus propios recursos.

Concretamente, nosotros lo hemos hecho por nuestros trabajadores, por el sector y por todos esos grandes profesionales que luchando a contracorriente, no han tirado la toalla.

Con una paralización mundial del turismo, nos venimos abajo en agosto cuando el mercado en España se desvaneció, pero inmediatamente después decidimos levantarnos, no podíamos quedarnos de brazos cruzados: Apostamos por el lanzamiento de una nueva tienda online, continuamos con los proyectos de investigación que han marcado nuestro camino hacia la digitalización y la sostenibilidad y aprovechamos los “brotes verdes” que se están produciendo en algunos lugares del mundo. Si tuviera que definirlo en una sola palabra diría que hemos sido resilientes, pues hemos sido capaces de adaptarnos a esta situación tan adversa que nos envuelve y seguir adelante.

Para terminar, me gustaría mandar un abrazo virtual a todos los hoteleros y profesionales del sector que están pasando por esta compleja situación: juntos saldremos de esta situación, somos un equipo.