otas hoteles ota hotel ayuda

Se habla mucho últimamente del proceso de digitalización del sector, como una de las posibles soluciones al grueso de los males provocados por la crisis económica derivada de la COVID-19. Sin embargo, parece que se nos olvida que dicha transición ha de estar impulsada y liderada por las empresas tecnológicas, tan mermadas o más que el resto.

Haciendo menos ruido que la primera línea de batalla, tienden a permanecer a la espera, en la sombra, dejándose arrastrar por la caída de los de arriba, de sus clientes. Bajo el amparo del desafortunado refrán “mal de muchos, consuelo de tontos”, los efectos de una actitud meramente contemplativa pueden ser irreversibles.

Sin embargo, a nuestro entender, este efecto dominó puede evitarse. Si en lugar de situarnos detrás de los clientes, abandonamos la fila, damos un paso al frente y nos posicionamos junto a ellos, a su nivel, no solo puede que no caigamos, sino que quizás estemos en disposición de tenderles una mano para tirar de ellos hacia la superficie. No en vano, nuestra supervivencia está directamente supeditada a la suya.

Evidentemente, de la situación particular en la que se encontrase cada una cuando se toparon con este inesperado varapalo, dependerá hoy su capacidad de reacción. Así todo, para bien y para mal, las grandes crisis truncan los planes de muchas entidades, frenando su crecimiento, impidiendo su expansión o sencillamente acortando su existencia.

Hablamos de esa limpieza del mercado a la que, haciendo gala de una notable falta de tacto y sensibilidad, se refieren algunos. Como proveedor tecnológico, como empresa en general, puedes formar parte de los que desaparecen, o de los que resisten y terminan saliendo reforzados. Nosotros, sin duda, y sin desearle ningún mal a nadie, aspiramos a ser de los segundos.

La responsabilidad del proveedor tecnológico va mucho más allá de proveer tecnología. Su rol puede marcar la diferencia entre saltar al vacío de la mano de sus clientes, o seguir caminando con paso firme junto a ellos. Este artículo trata de cómo ejercer con dignidad y sentido de la responsabilidad tu papel como proveedor tecnológico en tiempos de pandemia, y con ese fin, hemos elaborado el siguiente listado, compuesto por 10 recomendaciones básicas.

Normalidad

Más allá de implementar todas las medidas preventivas y sanitarias, tu actividad debe proseguir con la mayor normalidad posible. La intensidad del trabajo, la calidad de tus productos y servicios, deben mantenerse inalteradas, así como la imagen que proyectas. Tus clientes, partners y equipo demandan normalidad, estabilidad, seguridad.

Conciliación

Por un lado, está la situación particular de cada uno/a, como consecuencia directa de los protocolos establecidos por el Ministerio de Sanidad. Por otro, los temores personales llegado el momento de enfrentarse a la pandemia. No todo el mundo tiene la misma capacidad de normalizar determinadas situaciones. Tenemos que ser empáticos y comprensivos.

Agradecimiento

No te olvides de trasladarle tu agradecimiento tanto a tu equipo, como a los clientes que siguen luchando por respetar sus contratos. Ambos se enfrentan a una situación excepcional, atípica, y su compromiso es de agradecer.

Puesta a punto

Si tu volumen de trabajo se ha visto reducido, es el momento de aprovechar ese parón forzoso para ponerte al día con tus proyectos y desarrollos pendientes. Tu maquinaria tiene que estar más a punto que nunca para retomar la actividad con el máximo de recursos posibles cuando llegue el momento. Mejora tu competitividad.

Innovación

Demuestra a tus clientes que no se equivocaron al apostar por tu tecnología. Esfuérzate en identificar, desarrollar y ofrecer soluciones innovadoras que minimicen el impacto de la pandemia. Cualquier recurso de apoyo en estos momentos, será valorado muy positivamente ya no solo ahora, sino también en el futuro.

Asesoramiento

En todos los campos posibles. La desesperación nubla la vista y distorsiona nuestras capacidades. Probablemente muchos de tus clientes estén perdidos. Tú cuentas con la tecnología, los datos y el know how para orientarles. No hablamos de convertirte en gurú, sino de aportar valor.

Comunicación

Fundamental en tiempos de pandemia. Transmite normalidad, actividad, presencia. Es imprescindible que en ningún momento de la sensación de que has dejado de estar ahí.

Fidelización

Quizá puedas permitirte no captar nuevos clientes ahora, pero en ningún caso te puedes perdonar perderlos, si está en tu mano retenerlos. Mímalos como nunca, que perciban tu preocupación por su situación, porque es real. Arrima el hombro mientras puedas.

Actualidad

Permanece atento a cualquier cambio que pueda producirse en el panorama actual. No hacerlo puede llevarte a cometer errores o a que los cometan tus clientes. Haz todo lo posible por estar al día con la actualidad del sector.

Anticipación

Probablemente uno de los puntos más importantes. Benefíciate de tu propia tecnología, empléala para analizar tendencias y desarrollar una visión global de la problemática. Si eres capaz de anticipar posibles escenarios futuros, tanto tus clientes como tú partiréis de una situación muy ventajosa con respecto a vuestra competencia.

Imágenes cedidas: Photo by Alexei Scutari on Unsplash