externalizar kellys desempleo precariedad

La pandemia generada por la COVID-19 ha situado a la industria turística ante la peor situación económica y social de su historia. Uno de los principales agravantes ha sido el desplome del turismo internacional en España que, durante los últimos meses, ha sufrido caídas históricas.

Lo constatan las cifras de la Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (FRONTUR), que registraban un descenso del 72% de la llegada de visitantes internacionales al país durante los siete primeros meses de 2020 y una caída de los paquetes turísticos cercana al 90%, con un impacto notable en el alojamiento hotelero.

Así, la evolución de la industria turística y, por ende, de una de sus piedras angulares, la actividad hotelera, se ha visto aún más afectada por el desplome de ingresos, las restricciones y cuarentenas impuestas a los viajeros y por la implantación de medidas que dañan gravemente al conjunto de la oferta turística española, tales como las limitaciones a los aforos en la hostelería o las restricciones relativas a la movilidad y las reuniones de empresas, entre otras.

Más del 80% de los hoteles continúan cerrados

Estos factores, sumados a la falta de soluciones contundentes para el sector, han dado lugar a que en la actualidad permanezcan aún cerrados más del 80% de los hoteles y a que se esperen nuevos cierres próximamente en zonas vacacionales.

Frente a este panorama, el presidente de CEHAT, Jorge Marichal, afirma que “hasta que haya una mejora de la situación sanitaria no se puede prever la reanudación ni de vuelos ni de llegada de turistas y visitantes” y solicita al Gobierno una sensibilidad especial hacia la industria turística para evitar la destrucción de puestos de trabajo y la desaparición definitiva de miles de empresas del sector.

“Sabemos que en la actual mesa de negociación se está planteando esa sensibilidad especial con el turismo y que el Gobierno tiene datos suficientes, entre los que se encuentran los relativos a la Seguridad Social, el IVA y otros tantos parámetros, para poder evaluar la afectación en determinadas zonas y actividades. Muchos establecimientos están sufriendo como consecuencia de la crisis y no tenemos perspectivas de recuperación a corto plazo”, apunta Marichal.

Exigen ERTEs específicos

En línea con ello, a nivel laboral, CEHAT recalca que, según el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, casi el 19% de los trabajadores del país que continúan en ERTE pertenecen al sector alojativo, que se recupera a una velocidad notablemente inferior a la del resto de la economía del país. Esto pone de manifiesto la vulnerabilidad del sector ante la pandemia.

Desde CEHAT se exige, por tanto, al Ejecutivo una actuación rápida y contundente que permita la supervivencia de la industria turística y que contemple con urgencia la aprobación antes del 30 de septiembre de unos ERTE específicos para el sector, con el fin de poder programar y evitar la definitiva destrucción de empleo. Estos ERTE deberán estar vigentes hasta Semana Santa de 2021, como mínimo, permitir la entrada y salida de trabajadores en función de la coyuntura turística y contar con una bonificación de la Seguridad Social de los trabajadores afectados.

La AEHM se suma a la petición

La Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) apoya las demandas que ha hecho públicas la CEHAT en las que se demandaba al Gobierno una actuación rápida y contundente para permitir la supervivencia de una de las industrias más importantes para el país y para proteger el empleo que genera a través de la aprobación antes del 30 de septiembre de unos ERTE específicos para el sector.

Imágenes cedidas: Shutterstock.com