meses sin intereses roiback Cancún crisis destino México

Lo escuchamos y leemos a diario. En estos tiempos de COVID-19, el mercado doméstico se ha convertido en el gran aliado de los hoteles en su camino hacia la rentabilidad.

En Roiback, impulsados por nuestra experiencia y recorrido en Caribe y Centroamérica, hemos adaptado nuestra tecnología para ayudar al hotelero a sacar el máximo provecho del cliente doméstico.

Hace unas semanas anunciábamos nuestra función de venta multi-divisa, siendo el único motor de reservas del mercado que ofrece esta tecnología.

Hoy presentamos otro servicio exclusivo y único entre los motores de reservas: Pagos a Cuotas y Meses sin Intereses.

La rentabilidad a corto y medio plazo pasa por el mercado doméstico

Poco a poco, las reservas van incrementando, lo que supone una promesa de negocio para un futuro a la vista.

La incertidumbre que existe sobre los permisos y recomendaciones gubernamentales para viajar, fuera de nuestro control, hace que cualquier planificación por parte de los hoteles sea un mero castillo de naipes. La perspectiva de una vacuna ayuda a vislumbrar una mejora a medio plazo, pero incluso los más optimistas no la esperan hasta mediados de 2021.

Lo vivido durante estos meses nos sugiere que la única vacuna en el corto plazo que existe para los hoteles es el cliente doméstico. No solo por la imposibilidad o inconveniencia del turismo internacional para viajar, sino también por ser la opción más viable para el viajero nacional.

El cliente nacional es por tanto la gran baza; si ese cliente nacional llega directo será el más rentable y si, además, conseguimos fidelizarlo se convertirá en la mejor semilla para crear mayor negocio y aprovechar el acercamiento de nuevos perfiles a nuestro establecimiento.

Llegar de manera eficiente al cliente nacional pasa por adaptar nuestros procedimientos y tecnología.

La clave está en ser competitivos y operativos en moneda local y estar capacitados para ofrecer opciones de consumo a las que el cliente doméstico está acostumbrado.

Hay que hacerlo igual o mejor que lo han hecho las OTAs

Para que las estrategias de venta directa de los hoteles tengan éxito, no basta con mantener una paridad de precios o, incluso, una disparidad positiva frente a las agencias en línea (OTA) o las tradicionales. Debemos ofrecer las mismas facilidades de reserva y la misma flexibilidad al cliente.

Esto nos obliga a ofrecer opciones de financiación como lo hacen las OTAs. En caso contrario, dejaremos de ser competitivos incluso con precios mejores o exclusivos.

Para competir con las OTAs por el mercado doméstico es indispensable ofrecer al cliente nacional fórmulas de pago financiadas mediante cuotas mensuales, y la opción de fraccionar sus pagos, incluso sin repercutir los costes financieros que supone.

Todo ello, integrando el motor de reservas de la web del hotel con pasarelas que enlacen con las entidades bancarias del cliente.

Dicho de otro modo, para competir con las OTAs por el mercado doméstico y ganar la batalla, es indispensable ofrecer Meses sin Intereses en el canal directo de venta de los hoteles.

La fórmula es sencilla: ofrecer ventajas claras y exclusivas al cliente directo, mostrar nuestras tarifas en moneda local y permitir que los clientes utilicen sus propios bancos facilitando la financiación de sus desembolsos.

Hasta el momento, ningún motor de reservas, a excepción de Roiback, ofrece Meses sin Intereses sin desplazar al hotel su papel fundamental de merchant.

Este es un punto importante: si el que cobrase al cliente no fuese el propio hotel, evidentemente, ya no sería venta directa sino intermediada, una fórmula poco conveniente.

Como ya hemos comentado, el hotel quiere fidelizar a su cliente más rentable: al cliente directo. En este caso, al cliente directo nacional, que toma un nuevo papel relevante y fundamental.

Imágenes cedidas: Shutterstock.com