datos covid-19 paraty tech img-informes-competencia

Allá por el mes de marzo de 2020 a.c. (antes de la COVID-19), muchos ofrecíamos recomendaciones basadas en variadas hipótesis. Nadie podía imaginar lo que se avecinaba. Y hubieran tenido sentido de haberse dado alguno de los escenarios que se barajaban.

No en vano, las previsiones de los expertos hablaban de una vuelta a la normalidad en torno a finales de mayo. Toda una catástrofe, aun cuando no daban por perdida la temporada estival.

Ahora, en pleno ecuador del verano, es evidente que el desenlace ha sido todavía peor. Hoy sabemos que, por aquel entonces, no sabíamos nada y que tampoco tenemos ni idea de qué sucederá mañana o el mes que viene. Hoy sabemos, en definitiva, que solo podemos apoyarnos en los datos para seguir la evolución de este estado de nueva normalidad post-desescalada, que no pos-COVID-19. Para eso aún tiene que llover, y mucho.

Como proveedores tecnológicos, la función de Paraty Tech debe ir mucho más allá de implementar una herramienta y ofrecer una formación. Empresas como la nuestra manejan los datos y tienen la capacidad real de tomarle el pulso al mercado, para bien y para mal. Nuestras soluciones analíticas, habitualmente empleadas también como argumentos comerciales con los que ensalzar nuestra competitividad, en tiempos de crisis deben pasar a ser de dominio público. Si no las herramientas como tal, al menos sí determinados recursos de medición y, sobre todo, la información que de las mismas se extrae. Es una cuestión de sentido de la responsabilidad.

Recursos gratuitos de apoyo al hotelero

Así lo entendemos nosotros y así hemos tratado de proceder durante el último trimestre. Primero, lanzamos una aplicación gratuita para controlar la evolución del precio medio de la plaza, filtrando por zona, categoría y ocupación. Más de 500 hoteles se beneficiaron de ella.

Después, arrancamos el Estudio de la Intención de Compra durante la Desescalada. Ideado inicialmente para observar la evolución del volumen de búsquedas durante las fases marcadas por el gobierno, suma ya cinco informes quincenales de libre consulta. En tercer lugar, ofrecimos a nuestros clientes el acceso a un informe de competencia, a 30 días vista, con actualizaciones diarias de precios. Quienes lo solicitaron, siguen recibiéndolo a día de hoy, sin coste alguno.

Son solo tres ejemplos, pero detrás de los mismos se esconden innumerables horas de trabajo, y constituyen toda una declaración de intenciones. Hemos estado, en todo momento, junto al hotelero, a quien nos debemos y de quien dependemos, y así seguirá siendo mientras esté en nuestra mano.

Prudencia, responsabilidad y datos

Más que nunca, las decisiones que se tomen de aquí en adelante, deberán estar avaladas por los datos, siendo además muy conscientes de su fragilidad en estos momentos. Un temido rebrote o una intervención desafortunada por parte de las autoridades públicas, pueden modificar por completo la percepción de nuestro destino, condicionando negativamente su comercialización a todos los niveles.

Y también a la inversa, por supuesto. Ya fuimos testigos del impacto de las declaraciones institucionales tras el anuncio, por parte de Pedro Sánchez, de la apertura de España al turismo internacional, cuando en apenas dos días, se multiplicaron exponencialmente las búsquedas y las reservas. Lo mismo está ocurriendo ahora, pero a la inversa, con el anuncio del Gobierno británico. Por tanto, reiteramos: prudencia, responsabilidad y… datos.