vaso-medio-lleno-repensar-modelo-turístico

Habiendo dejado atrás el shock inicial ante la pandemia, la etapa de negación y la ira, parece que estamos ya inmersos, por fin, en la etapa de aceptación que nos debería llevar inexorablemente a retomar la operación. Y es que ya parece que hemos aceptado que este año, en el mejor de los casos, no será bueno, salvo para algunos afortunados del turismo de interior, rural, y segmentos como el del camping y caravaning.

Sin embargo, hasta de las peores tragedias se pueden extraer cosas positivas. Una de ellas es que, sin duda alguna, esta crisis sanitaria y económica global precipitará muchos cambios que teníamos pendiente desde hace ya demasiados años. A saber:

1º La Digitalización

Hemos arrastrado los pies a la hora de digitalizar nuestros procesos, retrasando la incorporación de las tecnologías para optimizar procesos y/o añadir servicios de valor añadido. Tecnologías en muchos casos disponibles desde hace años, pero que por falta de necesidad, tiempo o interés no hemos incorporado todavía, pero que ahora tendremos que hacer a marchas forzadas para ajustarnos a los nuevos protocolos para combatir el COVID-19. Por ejemplo:

Control de afluencia y aforos

Hace ya tiempo que aparecieron los Beacons, sin embargo más allá de proyectos piloto no he visto ni oído una implementación generalizada y útil todavía. Estas balizas de posicionamiento en interiores ahora se me antojan una buena solución para gestionar afluencias, flujos de movimiento e incluso alertas y notificaciones si se sobrepasan los aforos permitidos.

Códigos QR

Después de años conviviendo con los códigos QR, ¡por fin le damos un uso razonable como carta del restaurante! Ya que nos hemos lanzado, seamos creativos, que algún uso adicional todavía se le puede dar.

qr room service silken

Contactless check-in

En estos momentos, no pocos PMS están trabajando a marchas forzadas para ofrecer la posibilidad a sus clientes hoteleros de automatizar el proceso de check-in, que ha permanecido inalterable desde tiempo inmemorial.

Algo tan sencillo como enviar un mail automático con cada reserva y enlazar a un cuestionario online donde el cliente rellene los datos necesarios para el check-in y se vuelquen en el PMS, evitando así que el recepcionista tenga que introducir manualmente esos datos en el sistema (¡en el año 2020!) y permitiendo así dedicar ese tiempo precioso a dar la bienvenida en condiciones a los huéspedes.

PassportScan va un paso más allá y ha desarrollado la solución eliminando el hardware, permitiendo capturar los datos de los pasaportes con una simple foto de un móvil, y también su posterior firma. Todo en la nube. Ya no hay excusa.

Apertura de puertas

Fabricantes como TESA o proveedores especializados como BecheckIn hace años que ofrecen soluciones para abrir las puertas de las habitaciones con el móvil, bien sea con tecnologías NFC o Blutooth. Fuera tarjetas, abajo los costes.

Pago móvil

Ya se puede pagar desde hace años con el móvil o reloj hasta un café en un bar, pero aún queda mucho hotel por abrazar esta tecnología contactless. Whatsapp ya está realizando pruebas en Brasil para poder pagar a través de la plataforma, como en China con WeChat.

turista chino pago con móvil

2º Repensar nuestro modelo turístico 

Hace ya tiempo que se escuchan voces, incluida la del que firma este artículo, instando a las administraciones a tomar medidas y acciones concretas para corregir el modelo turístico actual, en el que el sol y playa todavía tiene un peso desproporcionado, para derivar recursos a captar un turismo más interesado en conocer y disfrutar de nuestro vasto patrimonio cultural de nuestro país.

¿Quiere esto decir que debemos renunciar a nuestro principal activo a día de hoy, como es el segmento sol y playa? En absoluto, no son excluyentes. Pero sí debemos iniciar un cambio para conseguir un posicionamiento internacional en valores únicos y no reproducibles en otras ubicaciones, y la diferenciación frente a destinos emergentes con los que nunca, nunca, podremos competir en precio. Nuestra historia, monumentos, ciudades patrimonio de la humanidad, nuestro arte, gastronomía, música, moda… es irremplazable y mundialmente conocido. Pongámoslo en el sitio que merecen.

3º Repensar el modelo laboral, bienvenido el teletrabajo

Esta crisis nos ha llevado a tomar medidas excepcionales, y una de ellas ha sido la del trabajo en casa (que no teletrabajo) durante el largo periodo de confinamiento.

Así, espero que esta prueba piloto impuesta haya servido para que gestores de equipos se hayan dado cuenta de que quien está comprometido y quiere trabajar, trabajará independientemente de las circunstancias y ubicaciones; y viceversa, por supuesto.

Si en estas condiciones hemos pasado la prueba con sobrada solvencia, imaginad si se hace de forma organizada. Bienvenido sea el teletrabajo, la responsabilidad individual y la meritocracia. Todos ganamos.

teletrabajar ordenador

4º Regulación de nuevos modelos alojativos

Si se consolida mundialmente el teletrabajo como modelo laboral, ya sea total o parcial, estaríamos también abriendo la puerta a una nueva oportunidad: la codiciada desestacionalización, la creación de nuevos modelos de alojamiento híbridos enfocados también a larga estancia y acceso a nuevos perfiles de viajeros (nómadas digitales, Remoters, jubilados de alto poder adquisitivo, etc.) que, sin duda, aportarían muchos beneficios a las economías locales.

¿No sería España un país ideal para acoger a estos profesionales liberados o jubilados del norte de Europa con magníficas pensiones? Pocos países conozco que reúnan mejores condiciones para este perfil de viajeros, francamente. Pero necesitamos adaptar la regulación a esta nueva realidad de alojamiento.

Imágenes cedidas: Unsplash – Jakub Dziubak, Shutterstock.com, Unsplash