revenue-control-data-hotelsdot

Si algo nos ha dejado el COVID 19 es la sensación de que nada es para siempre y de que todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos.

Creo poder afirmar después de 15 años gestionando el revenue de más de 150 establecimientos hoteleros que ningún revenue manager estábamos preparados para afrontar una situación donde la incertidumbre derivada de la no existencia de precedentes y el hecho de encontrarnos sin datos para una toma de decisiones que minimizara los errores, se convertía, en si mismo, en el dato más importante a tener en cuenta.

Creo, además, que la paciencia fue la virtud de la que, quizás, muchos adolecimos. Esperar era lo único que podíamos hacer y, ya se sabe, el que espera, desespera.

Por primera vez, tuvimos que sentarnos y dejar que las cosas pasaran: estados de alarma, fases de desescalada, normativa higiénico sanitaria, espacio aéreo, etc. Parece simple, pero recordemos que parecer no es sinónimo de ser.

Fueron muchas las preguntas: ¿Habrá temporada de verano? ¿Se podrán celebrar eventos en otoño? ¿Rescataremos al segmento internacional? ¿Cómo reaccionará el turismo local? ¿Bajo precios o activo promociones?

A día de hoy, comenzamos a tener respuestas. Sin embargo no por ello debemos precipitarnos en aras de recuperar lo perdido.

Tres premisas de partida son probablemente las que nos den las claves de una recuperación que comienza a ser una realidad.

Previsión

Es importante anticiparse a la demanda que nos está llegando y que, en muchos casos, representa un nicho de mercado nuevo. En este sentido, debemos rastrear nuestro canales de distribución y evaluar de donde vienen las reservas. Algo que un revenue manager sabe es que: más contratación de canales no es lo mismo que maximización de resultados.

Igualmente, debemos tener en cuenta que aun estamos a medio gas y que el riesgo de un rebrote es un hecho, por lo que cambios drásticos en las políticas de cancelación, entre otros, podrían perjudicarnos en el medio plazo.

Control

No debemos perder de vista nuestro pick up: ¿cuál es la evolución de nuestra velocidad de llenado? y, por supuesto, tampoco debemos olvidarnos del análisis diario de la competencia.

Ten en cuenta que solo si controlamos los datos seremos capaces de corregir en tiempo real aquellas acciones que no están generando las reservas esperadas, o, lo que es lo mismo, únicamente a través del control de los datos podremos realizar los análisis que nos permitan optimizar el revenue: «gestión del conocimiento».

Revenue

Es tiempo de revenue, pero cuidado no es tiempo de un revenue «nuevo».

Hace ya muchos años que los revenue managers sabemos que la gestión del revenue es mucho más que fijar precios: es anticiparse a la demanda, es controlar canales, es vigilar a la competencia, es analizar pick ups diariamente, es fijar presupuestos, es revisar históricos, es intuición, experiencia y capacidad de análisis.

Y esto no ha cambiado. Seguimos donde lo dejamos en el mes de marzo. Si bien de lo que si podemos hablar es de un revenue mejorado: Un revenue que deje atrás los procedimientos manuales o las interminables hojas de excel. Un revenue que se alimente de tecnología y que nos permita minimizar los errores.

Un único cuadro de mandos desde donde tengamos acceso a todos los datos que necesitamos para la toma de decisiones diarias en base a los indicadores clave para realizar nuestro trabajo en condiciones óptimas: ocupación, ADR, Revenue y Segmentación.

Desde donde podamos consultar que hace nuestra competencia, cómo se está comportando el mercado y cómo me están llegando las reservas diariamente.

Desde donde podamos elaborar informes, personalizar pick ups y hacer comparativas con años anteriores. Un vigilante 24/7 de todo lo que sucede en nuestro entorno.

En Revenue Control Data te ofrecemos la posibilidad de que accedas a ese cuadro de mandos en un entorno DEMO con datos reales. ¡Así funciona un RMS!.

En el siguiente enlace podrás solicitar tus claves: enlace al formulario.