wifi seguridad hoteles pequeños

España, junto a Estados Unidos y Reino Unido, es uno de los países que mayor número de ciberataques sufre anualmente. Un problema que se acentúa en momentos tan complicados como el actual.

La ciberdelincuencia es una de las actividades ilícitas más rentables que existen. Tanto es así, que los delincuentes han pivotado desde otras actividades delictivas al hacking informático, ya que los beneficios son muy grandes y los riesgos para ellos muy pequeños, fundamentalmente porque no necesitan estar en el lugar de los hechos para cometer sus fechorías.

En ciberseguridad, decimos que hay empresas que han sido atacadas, otras que lo serán próximamente, y muchas que ni siquiera se han enterado de que han sufrido ataques.

Además, en el caso de las intrusiones informáticas a través de la red wifi, los ataques pueden producirse a la suficiente distancia para no despertar sospechas, desde un vehículo
en la calle, por ejemplo.

Un atacante también puede hackear las redes inalámbricas de un hotel desde la comodidad de la habitación donde se aloja, sin llamar la atención. Desde allí puede sabotear todas las instalaciones que tengan una conexión inalámbrica, desde las redes wifi a cualquier dispositivo conectado por bluetooth. Y, por supuesto, sin levantar sospechas ni dejar rastro de la intrusión.

Desde estas brechas de seguridad de la red wifi del hotel se puede acceder a los ordenadores y teléfonos de los clientes, robando credenciales de todo tipo, con objeto de extender su actividad delictiva posteriormente.

Para un hotel puede ser devastador sufrir un ataque en su infraestructura informática. El cibercriminal tendrá acceso a listados de clientes y empleados, y podrá acceder a diferentes ordenadores pertenecientes al hotel. Las consecuencias a nivel económico y los perjuicios derivados de posibles acciones judiciales son difíciles de calcular.

wifi hoteles

10 medidas para mejorar la seguridad de una red wifi

  • Utilizar contraseñas robustas, que mezclen mayúsculas, minúsculas, números y caracteres especiales. Cuanto más larga sea la contraseña mejor. No utilizar en la contraseña palabras que se puedan encontrar en el diccionario.
  • Utilizar siempre una VPN (red privada virtual) en nuestro teléfono móvil y en el ordenador. Aunque un hacker acceda a la red wifi e intercepte los datos, estos estarán cifrados, y no podrá leerlos.
  • No utilizar redes públicas sin estar conectado a través de una VPN, y nunca para realizar operaciones bancarias, comerciales o relacionadas con la salud.
  • Una vez hayas utilizado una red wifi pública, asegúrate de configurar tus dispositivos para que “olviden” esa red. De esta forma tu teléfono, por ejemplo, no estará difundiendo constantemente los identificativos de las redes a las que se ha conectado en el pasado, facilitando un ataque por suplantación.
  • No visitar sitios webs que no tengan implantado el protocolo HTTPS. Las páginas que siguen utilizando HTTP son vulnerables a ataques a través del wifi.
  • Hay que mantener la funcionalidad wifi, y bluetooth apagadas cuando no se estén usando, ya que nuestro dispositivo se puede conectar automáticamente a redes wifi abiertas.
  • Estar atentos a la configuración de la red en cada momento. No podemos estar conectados a la “Wifi del aeropuerto” si estamos sentados en casa.
  • Ser escépticos ante nombres como “wifi gratis”, ya que puede haber alguien detrás recolectando información de las personas que se conectan.
  • Utilizar un sistema de detección de intrusos inalámbricos en nuestra red. Cualquier dispositivo que se conecte sin nuestra autorización será bloqueado.
  • Comprobar que el software de nuestro router está actualizado a la última versión. Esto también aplica a móviles, ordenadores y otros dispositivos.

En definitiva, aunque la seguridad absoluta en una red wifi no existe, podemos minimizar los riesgos tomando una serie de medidas que harán nuestra red menos vulnerable.

Además, realizando una auditoría wifi podemos comprobar las vulnerabilidades que tiene nuestra red, así como detectar deficiencias en el rendimiento, calidad y cobertura de la señal inalámbrica.

Imágenes cedidas: Shutterstock.com