veroño costa del sol, costa brava, costa cálida

Los directivos hoteleros, Jorge Castellví de Vincci Selección Posada del Patio, Jorge Manzur de Anantara Villa Padierna Palace y Rocío Galán de Gran Meliá Don Pepe, han analizado junto al presidente de AEHCOS, Luis Callejón Suñé y Carlos Díez de La Lastra, director general de Les Roches Marbella, el impacto de la COVID-19 en el turismo de la Costa del Sol, así como los desafíos a los que se enfrenta especialmente en el segmento más elevado de sus hoteles.

El foro, bajo el eslogan #SaldremosReforzados, ha dejado un mensaje de optimismo a pesar del escenario tan complicado a corto y medio plazo: los hoteles de lujo tienen ganas de abrir y barajan porcentajes de entre un 30% y un 50% de ocupación de aquí a final de año, con la esperanza de un efecto rebote en otoño especialmente en el turismo internacional.

Carlos Díez de la Lastra, moderador del debate, confiaba en una recuperación más rápida en las soluciones aéreas que para un mercado como la Costa del Sol para el que es de suma importancia por la afluencia de turismo internacional tan grande. No obstante, “las compañías aéreas, como Turkish Airlines o Raynair, nos trasladan un mensaje de optimismo y están dispuestas a abrir siempre que el gobierno proporcione las facilidades logísticas necesarias para ello en aeropuertos”.

debate-costa-sol

Residentes extranjeros, punta de lanza

Por su parte, Jorge Manzur, director general de Anantara Villa Padierna Palace, afirmaba ser muy positivo “porque ya estamos pensando en abrir, y vemos ese horizonte en la primera o segunda semana de julio”. Lo primero es conseguir que los residentes extranjeros recuperen la confianza para que puedan hacer de catalizadores.

“Es cierto que hay mucha gente con miedo y que no quiere viajar, pero hay otra mucha que posee una segunda vivienda aquí y que está deseando venir, tanto ingleses como españoles. Ellos son la punta de lanza, que correrán la voz de un escenario de seguridad que hará extender la confianza para atraer al turismo”, ha añadido.

Asimismo, Rocío Galán, directora general del Hotel Gran Meliá Don Pepe, asegura que sus clientes nacionales les están trasladando sus ganas de venir, “de salir de su ciudad para venir aquí a relajarse”. No cabe duda de que quieren hacerlo con garantías de seguridad, “pero también pudiendo disfrutar de todo lo que tenían el año pasado… y eso en este momento es complicado de asegurar. Debemos esperar a saber cómo y en qué condiciones podemos abrir”, señala.

Pero, ¿qué ocurrirá con la temporada de verano? El presidente de AEHCOS, Luis Callejón, ha trasladado la importancia de que todas las ciudades y hoteles trabajen unidas bajo la marca Costa del Sol. “Este es el verano para trabajar en los nuevos modelos, en las tecnologías, el marketing one to one y en aprovechar la reputación y el paraguas de la marca Costa del Sol para salir reforzados, evitando los egos particulares de cada ayuntamiento”.

Medidas para la apertura

En cuanto a las medidas que están adoptando los hoteles de cara a la apertura y a la espera de la guía que lanzará el Gobierno con otras instituciones hoteleras, Manzur apuesta por medidas de “sentido común” referentes a limpieza, desinfección, disponibilidad de material, instalación de arcos desinfectantes e incluso máquinas de ozono… “pero siempre intentando trasladar una imagen de cierta normalidad al cliente”.

Jorge Castellví, director general de Vincci Selección Posada del Patio ha hecho hincapié en la importancia de la tecnología. “Llevamos meses inmersos en un proceso de reforma a nivel tecnológico que hemos acelerado estos dos últimos meses para que cuando el nuevo escenario entre en juego, estemos preparados. La llave móvil o el check-in online permitirán un menor contacto con el cliente que aporte una mayor seguridad y confianza especialmente a los clientes más aprensivos”.

Otro de los temas que se ha tratado ha sido el del sello “Covid Free”, algo de lo que casi todos desconfían y ven poco realista, ya que, según ha dicho el presidente de AEHCOS, “podemos tener todas las instalaciones desinfectadas y los máximos protocolos y medidas en marcha, pero no podemos tener el control de todas las personas que se mueven dentro de nuestro establecimiento. Es algo imposible de garantizar a día de hoy”.

Mantenimiento de precios y “efecto rebote” en otoño

Creemos que la temporada se va a trasladar. El junio, julio y agosto van a ser el septiembre, octubre y noviembre, y todo lo malo que perdamos de esta temporada a lo mejor lo podemos ver como un repunte y el final del año pueda ser bueno”. En este caso creen que pueden tener una ocupación de hasta un 50% desde el momento que abran y hasta el final del año, siendo optimistas. “Aunque sabemos que la realidad nos sitúa en un escenario más negativo”, afirman.

Otro de los aspectos en los que han coincido todos los directivos ha sido el no amortizar las pérdidas con una bajada de precios. Rocío Galán ha comentado que “no podemos perder lo que hemos ganado durante todos estos años en cuanto a calidad, prestigio etc. Soy de la opinión de que es mejor no abrir que abrir a cualquier precio. No va a haber un motivo Covid para bajar los precios”. A lo que Jorge Manzur ha añadido “no es una cuestión de tarifa; la gente que viene a nuestro hotel lo hace por los servicios y la garantía que ofrecemos, no por el precio”.

“Gran parte de las medidas que vamos a tener que adoptar requieren de una importante inversión económica, y si bajamos los precios, nuestra cuenta de pérdidas será mayor y no podremos hacer frente a todo lo que viene”, Jorge Castellví.

Los hoteleros han manifestado la preocupación por sus empleados y el temor a la fuga de talento, como ha introducido Carlos Díez de la Lastra. Coinciden la petición de alargar los ERTE de manera que puedan ir, poco a poco, recuperando a sus trabajadores y con ellos, algo de normalidad.

Puedes volver a ver el debate

Imágenes cedidas: Shutterstock.com