yoga outstanding hoteliers formación hotelera

El 95% de los millennials viajan para enriquecerse y mejorar su día a día. Así lo confirma el estudio “Generation Travel” lanzado recientemente por Hoteles.com.
Según los datos de este informe, este tipo de millennials evitan el sol, el mar, aquellos agentes externos que puedan perturbarles y eligen destinos que puedan convertirles en la mejor versión de sí mismos.
La denominada Generación del enriquecimiento personal está formada por viajeros interesados en vacaciones basadas en el aprendizaje y en los retiros que mejoran la salud mental y el bienestar (53%), colocándolos por encima de los llamados Babyboomers (30%). De hecho, un 23% de ellos afirma que este tipo de escapadas son ahora sus principales vacaciones del año, mientras que uno de cada cuatro apuesta por reservar en el último minuto.
Este deseo por mejorar no es ninguna broma. En este sentido, el 75% estaría dispuesto a pagar más por unas vacaciones que les beneficiasen mental, física y emocionalmente e incluso un 80% asegura que pagaría hasta un 50% más.
Además, hasta el 43% está dispuesto a renunciar al alcohol, a las redes sociales (51%), a internet (40%) y al maquillaje (32%) a cambio de la recompensa de un viaje de superación personal.

¿Pero qué es lo que realmente impulsa a estos intrépidos viajeros?

Para casi un tercio de estos viajeros, la búsqueda de la mejora personal consiste en mantener o mejorar su salud mental (33%). Para otros, supone el mantenerse saludables (22%), aprender algo nuevo (24%), obtener inspiración (21%) o convertirse en una mejor persona (21%).
Asimismo, más de la mitad de los encuestados dice que le gustaría más ponerse en forma (59%), mejorar su salud mental (37%) o aprender un idioma (29%) que encontrar el amor (16%) en 2020. Además, cinco de cada 10 (48%) dicen que, al volver a casa después de cualquier viaje, prefieren haber conocido otra cultura o vivido una experiencia enriquecedora (43%), antes que conocido a un amor de verano (12%).
A la hora de elegir un compañero de viaje, estos jóvenes e intrépidos viajeros prefieren compartir la experiencia con su pareja (49%) antes que con amigos (17%), familia (12%) o en solitario (13%). De hecho, una cuarta parte (24%) está considerando la opción de planear un retiro en pareja para su próximo viaje.
millennials experiencias aventuras

La lista de deseos de estos nuevos Millennials

Llegados a este punto, parece que este afán por experimentar cosas nuevas llevará a los viajeros a programar sus escapadas en retiros y destinos menos convencionales de lo habitual. De hecho, aunque los cursos de idiomas (44%), los viajes de cocina (38%) o las actividades fotográficas (38%) son las más demandas, estos nuevos intrépidos viajeros ya están explorando algunas rutas inusuales en las que practicar este ‘automejoramiento personal’.
Uno de los planes que más triunfa entre los viajeros es la terapia Onsen. Hasta el 32% de los Millennials ya ha decidido experimentar esta práctica japonesa basada en sumergirse en aguas termales y baños minerales para así estimular el flujo sanguíneo, la circulación y el metabolismo.
Otras actividades inspiradas en la naturaleza, como nadar en aguas salvajes (27%) o la terapia con animales (28%), son cada vez más habituales.
Sin embargo, los jóvenes que verdaderamente buscan centrarse en su desarrollo personal y encontrarse en cierto modo a sí mismos, se decantan por terapias musicales, con un 26%, o incluso por los llamados ‘retiros de sexualidad consciente’ (11%). Otras opciones como retiros de coaching de vida (25%), de risoterapia (25%), de cromoterapia (16%) o las ‘terapias del llanto’ (10%) también son cada vez más comunes.
Entre los destinos enfocados al cuidado de la salud mental, un 29% estaría abierto a experimentar la estancia en un monasterio o en un retiro espiritual o dirigido por chamanes, mientras que al 31% de los aficionados al mundo del deporte le encantaría disfrutar de un campamento de surf o de baile.
reviews precio marca valoraciones relax descanso

Cambios inspiradores a largo plazo

Según estos visitantes, aunque algunos de los métodos sean poco ortodoxos, la recompensa es mucho mayor que en los viajes tradicionales. Más de un tercio (31%) de los jóvenes que ha estado en este tipo de vacaciones afirma haber aprendido a relajarse, mientras que el 28% asegura haber crecido en confianza y autoestima.
Estas vacaciones alternativas también están inspirando un cambio positivo, ya que un 27% afirma haber revisado su rutina diaria después de un viaje de superación. El 30% hizo un cambio de carrera o inició su propio negocio, el 33% se dedicó a un nuevo hobby, el 16% obtuvo un nuevo look y una cuarta parte (21%) dejó a un compañero o amigo tóxico.

Imágenes cedidas: Shutterstock.com