gancedo urbana
Urbana FR es una lujosa colección de terciopelos jacquard ignífugos con relieve.

Con el objetivo de co-crear espacios que expresen la identidad de aquellos que los idean, Gancedo ha presentado sus nuevas colecciones de textiles y papeles japoneses. La marca ha preparado una serie de colecciones versátiles y especiales, para que cada quien encuentre su propio yo.

Terciopelos geométricos que emocionan

Urbana FR es una lujosa colección de terciopelos jacquard ignífugos con relieve, elaborados en viscosa y acrílico, e inspirados en el urbanismo de cuatro grandes metrópolis del mundo. Los diseños son tres geométricos de pequeño formato y un jaspeado con textura:
Barcelona es una cuadrícula que recuerda a las manzanas del ensanche, París es un patrón abstracto que representa las calles que se entrecruzan en los alrededores del Arco del Triunfo, Berlín es una combinación de triángulos y rombos que se asemeja a la vista aérea de sus tejados, y Tokio es un falso liso con textura que simboliza una fotografía aérea de su atardecer.
En cuanto a las gamas de color, se han elegido cuatro combinaciones de tonos: beige/crudo, petróleo/navy, marengo/negro y verde oliva/salvia, todos ellos en relieve sobre una base neutra.

Papeles japoneses artesanales de fibras naturales

La colección Nara de papeles japoneses es una recopilación de revestimientos ignífugos con textura, fabricados de manera artesanal siguiendo la tradición japonesa de trenzar a mano fibras naturales como el sisal, la rafia, el cáñamo… por lo que cada pieza es única, irrepetible y cuenta con irregularidades.
Los colores escogidos comprenden tonalidades que le dan un toque de modernidad, como los rosas, azules grisáceos o verdes agua, y algunos metalizados muy elegantes, además están los clásicos tonos marrones, beiges y neutros.
Para la colección se han creado 12 coordinados de los diversos revestimientos, que coordinan unos con otros, con lo que se puede jugar con varios rollos de papel en un mismo espacio, combinándolos en distintas paredes o colocando uno como zócalo y otro en el resto de la pared.
El nombre de la colección –Nara- es un homenaje a la antigua capital del Japón medieval, una de las ciudades que todavía conserva el espíritu tradicional del país, además de un buen número de templos y ruinas bien conservados, que son hoy Patrimonio de la Humanidad.