bloon zero2infinity

FiturtechY Futuro ha concluido su ciclo de conferencias con la charla de José Mariano Pérez-Urdiales, CEO de Zero2Infinity. La conferencia se ha centrado en los globos espaciales, un turismo que asegura muy pronto se convertirá en real.

El ponente ha querido primero hacer un repaso del pasado, para entender el futuro. Ha indicado, que las primeras personas que fueron a ver la Tierra desde el espacio fueron hace más de 100 años, y hace un llamamiento para recuperar todos los avances que se produjeron en el pasado, para recuperarlos actualmente. “Reconectar con el pasado que se interrumpió hace casi 30 años”.

El sector espacial, indica, está empezando a democratizarse. Su empresa, Zero2Infinity tiene como objetivo facilitar el acceso al espacio para el turista. Además, se encuentran patentando la manera para construir ventanas más amplias en los globos que permitan poder visualizar con total claridad el espacio, siendo muy importantes las vistas en este tipo de turismo.

Un proyecto de altos vuelos

A continuación, se ha centrado en explicar su proyecto, el globo Bloon. Se trata de una cabina disponible para cuatro pasajeros y dos pilotos, cómoda y ligera,con  la cual se pretende estar varias horas en el espacio para que la visita “sea algo más que un selfie”. También, a la hora de bajar, incorpora unos airbags que amortiguan su llegada a la tierra.

Según ha señalado, es un proyecto que aún está estudiándose, la idea es que los visitantes realicen pruebas médicas antes de subir al globo para garantizar su seguridad, además de tener un gran compromiso con la contaminación.

La jornada ha concluido abordando el mercado en el que se enmarca el turismo espacial. Según el directivo, es un sector con pocos competidores, donde las empresas más punturas se encuentran en Europa, Estados Unidos y China. Este tipo de turismo se considera Premium, de los más costosos, siendo Europa uno de los continentes más importantes en ofrecer este tipo de servicios. Por último, ha lamentado que “haya un percepción de que todo el peso del turismo espacial recaiga en América, cuando Europa es puntera”.