Un rociador para ducha con carácter propio, capaz de captar la atención de los más exigentes y que encaja en proyectos que necesiten de un diseño que aporte un valor añadido al baño. Así es el rociador Bold de Ramón Soler, disponible para dos tipos de instalaciones.
Por un lado, Bold puede ser instalado desde techo, con un brazo cenital que sujeta el rociador, aportándole una gran elegancia. Y por otro, desde pared con un brazo mural, para el que Ramón Soler ha diseñado un original brazo que sigue las líneas curvas, dotándolo de un atractivo equilibrio.
Además, está disponible en dos diámetros: 200 y 300 mm. Esto permite que se adapte a los gustos y necesidades del usuario.. Sus líneas y el hecho de tratarse de un rociador de acero inoxidable pulido con efecto cromado lo convierten en un elemento apto para baños de estéticas diferentes.
Bold cuenta con boquillas de silicona flexibles gracias a las cuales la cal y las impurezas se desprenden fácilmente, incluso frotando con los dedos. Como el resto de boquillas fabricadas por Ramon Soler son resistentes al desgaste, con lo que consigue que el rociador se conserve mejor y que su funcionamiento sea 100% fiable. Y, a la larga, un buen mantenimiento previene incidencias técnicas.
Desde 1890, esta firma presenta diseños que abren la mente a nuevos conceptos, basados en el diseño, innovación, tecnología y calidad para lograr resultados excelentes.

Imágenes cedidas: Ramón Soler