El cargo de director de hotel no es un puesto fácil ni está diseñado para todos aquellos que estudian un máster enfocado a este puesto de trabajo. La función de un director, de una empresa de servicios o de una industrial, va más allá de estar sentado en un despacho comparando cifras; esta figura tiene que ser positiva y capaz de motivar a los empleados. Como bien dice Hinkin:
“Leadership has been defined in many ways, but the essence of leadership involves influencing people toward a desired objective. Leaders do not push followers—they pull them. Simply being in a leadership position does not automatically make you a leader. Instead, others decide whether you are a leader”.
Esto es a lo que se refieren González y Talón cuando hablan de las diferencias entre la organización formal y la informal: como en toda institución, en los hoteles se da una jerarquía formal, basada en los diferentes puestos de trabajo, y otra informal, aquella que surge de las relaciones entre los trabajadores. Es por eso que un líder no se basa simplemente en la jerarquía vertical, pero también en la horizontal (aquella que se da entre los diferentes departamentos).
Otro aspecto importante que se debe mencionar, lo recoge Hinkin del libro escrito por Anaconda et al: “One cannot, no matter who he or she is, know everything, and relying on others for help does not demonstrate weakness but instead creates a community of distributed leadership where you can capitalize on the knowledge and expertise of others”.
Un director de hotel no puede ser un experto en todas las áreas de conocimiento que son necesarias para gestionar un hotel. De ahí la suma importancia de que el director de hotel posea una gran capacidad de análisis y toma de decisiones. Por ejemplo, un director de hotel no pude ocuparse de estudiar todos los comentarios que los clientes comparten en la red pero si pueden trabajar y elogiar la tarea que los analistas realizan.
En una era donde las nuevas tecnologías y nuevas formas de trabajo se reinventan cada día, es necesario que un director de hotel, un líder, sea flexible y sepa adaptarse a las nuevas tendencias.
Esta forma de liderazgo (comunicativa, motivadora, integradora, estricta y flexible) se correspondería a una suma de las siguientes formas de gestión propuestas por Goleman:

  • Authoritative style: el líder plantea los objetivos pero permite a los empleados utilizar los medios que ellos consideren necesarios para alcanzar las metas.
  • Affiliative style: intenta crear lazos entre los empleados. El líder ofrece muy pocos consejos.
  • Democrativ style: cada departamento tiene voz y voto en todos los asuntos.
  • Coaching style: intenta sacar lo mejor de cada empleado a través de la guía y
  • supervisión por parte del director.

A modo de conclusión, la figura de director de hotel se asemeja a la de un árbitro: vela por el cumplimiento de las reglas (objetivos) mientras coordina a dos equipos (clientes y personal).

Imágenes cedidas: Shutterstock