fbpx
InicioSectorLos valores personales en el trato con el cliente

Los valores personales en el trato con el cliente

No se ha dado en la historia progreso tan significativo como la revolución que vivimos en las nuevas tecnologías, es tan agresiva que apenas dominamos un sistema cuando se presenta en el mercado otro nuevo. Esta es un arma de doble filo, porque vamos evolucionando tan rápido que perdemos los valores aprendidos durante años; por ejemplo, la amistad, el respeto o la educación, que son valores básicos que cada día están más en desuso, y en una profesión como la nuestra es fundamental tener estos valores. 
Nuestros clientes persiguen la felicidad y nosotros debemos crearla y sorprenderlos en cada nueva ocasión que nos visiten. El amor y la amistad deben estar siempre presentes en la relación con el cliente. 
Reconocer que cada día nos llegan nuevas tecnologías que facilitan la estancia al cliente es evidente, y no reconocer que los trabajadores son los pilares más valiosos de la empresa seria torpe por parte de la dirección. Debemos ayudarles y darles confianza que puedan desarrollar sus cualidades ante los clientes. Si las empresas no se dan cuenta que deben preocuparse por sus empleados y facilitarles su aprendizaje, incorporación y progreso a un bienestar social, lo harán en la competencia. 
Nuestro éxito comienza cuando somos capaces de transmitir valores a otras personas, y que se sientan a gusto cerca de nosotros al recibir un trato especial, educado y respetuoso. Lo primero que hay que conseguir es sentirnos bien con nosotros mismos, se tiene que notar que estamos a gusto en nuestro trabajo, que hay armonía con nuestros compañeros, que la empresa nos quiere y nosotros le devolvemos nuestro agradecimiento a través de los clientes. 
Por consiguiente, no debemos acumular emociones negativas, debemos eliminarlas por higiene, si meditamos conseguimos eliminar todo lo negativo que hay en nosotros y ocupar el espacio vacío en nuestra mente en cosas positivas. 
Dedicar unos minutos cada día a mejorar nuestras actitudes y aprender de los valores de los demás nos hace estar más cerca de la excelencia y poder dar más satisfacción a nuestros clientes. El desafío fundamental es lograr tanto la eficiencia como la eficacia.
Un director de hotel tiene las funciones de controlar y dirigir para que no se cometan errores, no debemos entrometernos mucho en las vidas de nuestros equipos, pero sí tenemos la responsabilidad de conseguir los objetivos y para ello, como he mencionado, lo primero es que el trabajador este a gusto en su puesto, no es necesario entrar en la competencia de ver quién es el mejor, pero sí hacerles comprender que es muy importante dar lo mejor de uno mismo en cada acción ante el cliente.
Imagen Recepción del hotel vía Shutterstock

Imágenes cedidas: Shutterstock

artículos relacionados

Tendencias del sector turístico y hotelero: más viajes, nuevos...

El estudio "El estado del turismo y la industria hotelera 2024" elaborado por McKinsey & Company revela cambios significativos en las tendencias y comportamientos de los viajeros, así como en los mercados de origen y destinos.

Barcelona incrementa la tasa turística a 4 euros por...

El aumento de la tasa turística en Barcelona incluye hoteles de cuatro y cinco estrellas, hostales y apartamentos turísticos, así como a los turistas de corta estancia, aquellos que permanecen menos de 12 horas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Guía de Empresas