Hecha la ley, hecha la trampa (y el que se aprovecha). En unos universos como son el de la optimización para motores de búsqueda y el del posicionamiento en buscadores, con un player tan poderoso como Google, su posición predominante coloca en grave riesgo a todas las empresas en las que el tráfico que el buscador puede desviar hacia su web conforma gran parte de las ventas de su producto. ¿A todas? No realmente. A todas las que hacen un trabajo de adquisición activa de enlaces, a todas aquellas que hacen lo que en términos de internet se conocen como Linkbuilding. Al resto, no ¿En serio? Bueno, no. A aquellas que se aprovechan de las debilidades del buscador en su parte algorítmica para posicionar sus webs en base a potenciar un “agujero”, a un déficit de Google en cuanto al control matemático de su algoritmo de rankings. Recordemos que la fórmula mágica de Google, desconocida en sus más intrínsecos vericuetos, pero bastante “adivinable” a los que nos dedicamos a ellos se reduce a tres grandes partes: Buen contenido, buena estructura y rendimiento y buenos enlaces. ¿Sencillo, verdad?
El caso de Expedia y su caída de tráfico por parte de Google que anunciaba el SEO alemán Marcus Tober (de SearchMetrics, un software de monitorización y análisis de marketing en buscadores) era algo que ponía en el punto de mira a la gran touroperadora de análisis variopintos (ver, ver, ver, ver, ver) y, de paso, ponía en un brete sus acciones, llegando a perder el valor de 66$ por acción el pasado 27 de Enero.

BecFhIrCQAAAmkw

 
 
La cuestión es que lo que iba haciendo Expedia durante los últimos meses ya lo había puesto encima de la mesa (y de internet en general) la consultora americana Nenad en este artículo del 19 de Diciembre del 2013. Y se discutía en un foro donde Matt Cutts (el ingeniero antispam de Google) y su gente se nutre de abundante información del “estado de las cosas”.
Resumiendo: Expedia se había aprovechado de la vulnerabilidad del algoritmo de Google en cuanto a sus enlaces y se había dedicado a crear decenas de miles de enlaces ricos en palabras claves (si tu hotel se llama “Hotel de los sueños” y está en Marbella, es bastante improbable que la gente te enlace por “Hotel Marbella”, pero si quieres posicionarte, un enlace con “hotel Marbella” es mucho más potente que otro con “pincha aquí”, por ejemplo). Este abuso de la debilidad del algoritmo hizo que Google les penalizara, como ya ha hecho muchas veces antes (en turismo, por ejemplo, el caso más fuerte de penalización conocida fue el de AC Hoteles hace unos años por culpa de aprovecharse de otra debilidad: el mostrar un contenido diferente al usuario y a la araña de Google). Y como lleva haciendo tanto tiempo desde que puso en liza su actualización Panda y la actualización Penguin, los dos grandes animales “vengadores” de Google en pos de mejorar sus webs.
Nada nuevo bajo el sol, y es que Google no ha cambiado sus guidelines sustancialmente desde su salida allá por el año 1997: no hagas trampas y dedícate a crear un buen contenido que a la gente le apetezca enlazar, compartir y leer. La ley es clara. Las trampas también lo son para los que las vemos a diario. La decisión es tuya.
—————————————–

Soy Fernando, consultor SEO, trabajo en Señor Muñoz Consultores y me iré asomando a TecnoHotel News de vez en cuando para comentar cosas de posicionamiento en buscadores. Espero que os guste.

9 COMENTARIOS

  1. Para mi el mayor problema es el de los hoteleros, estas grandes empresas, aglutinan tantos recursos y contenido, que para un hotel independiente o cadena pequeña, resulta casi imposible posicionarse en buscadores.
    Lo peor es que enganchan al cliente cuando busca un establecimiento concreto, y le ofertan otros tres más baratos que este, para incentivarlos a comprar en otro hotel.

  2. Es lo que funcionaba y allá arriba, entre los dueños de los nichos más competidos, la guerra es con todo lo que se tenga a mano, es por eso que muchos fueron expulsados del paraiso. La verdad que Google se había estado tardando en poner un poco de orden ante la enorme diferencia de recursos entre una pequeña empresa y uno de aquellos monstruos olímpicos. En cierta parte les convendría equiparar las condiciones para la batalla en el mundo fuera de adwords, ya que los que tengan mayores recursos siempre podrán anunciar en esa red y Google obtendría mayores beneficios.